LOS HERMANOS MARX? EL PAPA FRANCISCO Y THOMAS PICKETTY QUIEREN REDISTRIBUIR LA RIQUEZA

TRADUCIDO

¿Qué significa cuando el mundo escucha el mismo mensaje del Pontífice católico y un economista francés ? Tanto el Papa Francis y Thomas Piketty están diciendo, de diferentes maneras, que la trayectoria del capitalismo moderno sin control es hacia mayor y mayor desigualdad de la riqueza , y las naciones del mundo deben hacer frente a esto con mucho mayor redistribución de la riqueza .

Una cosa que no quiere decir es que ambos son marxistas a pesar de lo que dicen sus críticos conservadores bloviating .

El 28 de abril , el Papa Francis Twitter: ” La desigualdad es la raíz del mal social. ” Unos días más tarde, el Papa se explayó sobre ese punto en un discurso ante el secretario general de la ONU Ban Ki -moon, y los jefes de las principales agencias de la ONU que se reunían en Roma. El Papa dejó en claro que la injusticia económica , lo que él llama la “economía de la exclusión , ” no es sólo un fracaso de la caridad, sino una falla sistémica que debe ser abordado integralmente . Pidió a la ONU a actuar para hacer frente a ” las causas estructurales de la pobreza y el hambre, lograr resultados más sustanciales en la protección del medio ambiente, garantizar un trabajo digno y productivo para todos , y conferir una protección apropiada para la familia. “

Pero lo que hizo los titulares, por supuesto, era que el Papa hizo un llamamiento específico para ” la redistribución legítima de beneficios económicos por parte del Estado . “

Así que de inmediato se abalanzó Rush Limbaugh : “Ese es el marxismo , eso es el socialismo. “

No, Sr. Limbaugh . Eso es cristianismo.

Es muy interesante para mí que el cristianismo y el sonido de una economía sana pueden empezar a converger.

El economista Thomas Piketty , en su libro muy elogiado -Capital en el siglo XXI exige también redistribución de la riqueza a través de impuestos como una manera de lidiar con aumento inevitable del capitalismo de la desigualdad económica .

Sí , inevitable .

Según Piketty , la razón principal para el aumento de la disparidad de ingresos es la relación integral entre el capitalismo y la desigualdad, capturado en su r> g, es decir, se muestra la tasa de retorno sobre la inversión sea mayor que el crecimiento económico. Teniendo en cuenta lo bien conocidos Piketty y la claridad de su teoría económica se están convirtiendo , r > g pronto puede ser tan famoso como el de Einstein E = mc2 .

La claridad acerca de las razones de nuestro desastroso aumento en la desigualdad de ingresos , la desigualdad Piketty compara con la enormemente desigual ” Edad Dorada ” del siglo 19 , es la última cosa que los conservadores políticos y religiosos quieren.

Así que, naturalmente , de acuerdo con los conservadores , este análisis económico claro debe ser el marxismo.

Ross Douthat utiliza asombrosamente Pascua y la resurrección de advertir que ” Karl Marx ha regresado de entre los muertos . “

En realidad, Piketty es cáustico sobre Marx , cuyo ” fin apocalíptico del capitalismo ” ( 239 ), nunca se hizo realidad , aunque él piensa que Marx pidió ” una cuestión importante ” en relación con ” la concentración sin precedentes de la riqueza durante la Revolución Industrial” ( 255).

” Hey , ¿por qué toda esta desigualdad? ” es una cuestión crucial hoy. Es una pregunta Papa Francis está levantando , y es una pregunta Thomas Piketty está levantando . Pero la respuesta no es marxista.

La respuesta, en ambos casos, es teológico . Eso es correcto. En mi opinión (y no Piketty de , me supongo) donde el libro de este economista es verdaderamente revolucionario , y un recurso teológico , es que Piketty cree que este aumento de la desigualdad de ingresos no es el determinismo económico , de la que debemos ser ” cautelosos “, sino profundamente política. Así, escribe: ” El resurgimiento de la desigualdad a partir de 1980 se debe principalmente a los cambios políticos de las últimas décadas , sobre todo en lo que respecta a la fiscalidad y las finanzas ” ( 455 ) .

Este es un recurso teológico , porque lo que los seres humanos crean , los seres humanos pueden cambiar. El capitalismo no es natural, se compone de miles y miles de las opciones éticas o no éticas seres humanos hacen .

Papa Francis también piensa que se crea políticamente la desigualdad económica contemporánea , no “natural “, y hace un llamamiento a los gobiernos para revertir sus efectos devastadores , incluso letales . En su anterior ” exhortación apostólica” Evangelii Gaudium , el Papa escribió: ” [ E] n la actualidad tenemos que decir ‘ no harás ‘ para una economía de la exclusión y la desigualdad . Tal economía mata. “Debido a este tipo de economía “, masas de personas se encuentran excluidas y marginadas . ” Y añade:” Ruego al Señor que nos conceda más políticos que realmente están perturbados por el estado de la sociedad , las personas , la vida de los pobres ” .

En ese documento, el Papa fue muy crítico de la economía de libre mercado y desdeñoso de sus defensores . “En este contexto , algunas personas siguen defendiendo teorías del chorreo que asumen que el crecimiento económico , estimulado por un mercado libre, inevitablemente, tener éxito en el logro de una mayor justicia y la inclusión en el mundo . ” El Papa criticó duramente dichos teorías ” que nunca han sido confirmados por los hechos “, y que expresan ” un fideicomiso crudo e ingenuo en la bondad de quienes detentan el poder económico y en el funcionamiento sacralizados del sistema económico imperante. “

Y ahora viene lo largo de Thomas Piketty con algunos hechos , y de repente podemos ver que estos dos críticos del capitalismo moderno y sus peores efectos sorprendentemente de acuerdo.

También podemos ver la forma en que recomiendan un remedio similar: la redistribución de la riqueza. Piketty recomienda que las naciones aumentan significativamente la progresividad de los ingresos y los impuestos patrimoniales . Papa Francis recomienda ” la redistribución legítima de beneficios económicos por parte del Estado . ” Eso suena como el ingreso y la riqueza impuestos para mí.

Puede cambiar este sistema actual? El Papa cree que sí.

En su discurso ante los delegados de la ONU , el Papa Francis les recordó el encuentro entre ” entre Jesucristo y el rico publicano Zaqueo , como resultado de lo cual Zaqueo tomó una decisión radical de compartir y la justicia , porque su conciencia se había despertado por el la mirada de Jesús. ” (Lucas 19:1-10 )

Se necesitará una gran cantidad de decisiones “radicales” por un montón de gente para cambiar este sistema, pero tenemos que cambiar . Y tiene que ser un no conversión de la mente y del corazón.

Siga Rev. Dr. Susan Brooks Thistlethwaite en Twitter: http://www.twitter.com / sbthistle

SUN MYUNG MOON Y LA IGLESIA DE LA UNIFICACIÓN

Moon Senate Crownedmessiah

Sun Myung Moon es el fundador de la Iglesia de la Unificación, que se ha extendido en todo el mundo desde su origen en 1954. Moon nació en 1920, y se presenta como la reencarnación de Jesucristo. Un montón de gente va por ahí diciendo: “Yo soy Jesús,” pero por lo general seles consideró como lunáticos en búsqueda de atención.

Moon ha convencido a varios cientos de miles a un millón de personas a unirse a su iglesia y lo consideran  la “reencarnado Jesús.” Moon se opone con vehemencia a la homosexualidad, y sin embargo comete el error común de declarar su odio, vomitando rabia en ellos, en lugar de tratar de de ayudarlos y tratar de convertirlos del pecado a Dios. Tal oposición u odio no hace más que impulsar a la parte ofendida para continuar como está. Los cristianos deben estar en la tarea de salvar a los pecadores, no  a condenarlos.

Él es muy antisemita, y su iglesia entera lo es también, defendiendo el Holocausto como la venganza divina contra los Judios, porque no era compatible con Jesús, y esto provocó su asesinato por el gobierno romano.

Y nada de eso menciona el estilo de vida extraordinariamente pródiga de Moon. Los fundadores de iglesias modernas suelen hacer un montón de dinero. Jesús no hizo un solo centavo. Moon ha sabido gastar $ 2.000 al día, y dar a sus hijos tanto como $ 50.000 de prestaciones mensuales. Su “verdadera familia” el hogar es una enorme mansión de 18 acres en Irvington, NY, con 12 habitaciones, un comedor repleto de estanque y una cascada, 7 baños, una bolera, y eso sin contar las mansiones en Corea, Inglaterra, Escocia , Alemania, caballos de pura sangre para los niños, profesores particulares, Ferraris, motocicletas, y los cheques en blanco para tomar sus vacaciones de primera clase.

Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.

Lo más gracioso de todo es que fue declarado culpable de fraude fiscal y sirvió 18 meses en prisión. Recuerda qué  peces dijo Jesús a Pedro que recogiera? Tenía dos monedas en la boca, uno para cada uno de ellos, y otra para pagar el impuesto? “Dad, pues, al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios.” Incluso Jesús pagó impuestos.

TEJELDINE: LIBIA SERÁ OTRO IRAK PARA EEUU. Y EUROPA

 

 

El analista internacional Basem Tajeldine, destacó que lo que está detrás del conflicto en Libia es la apropiación de las grandes riquezas petoleras, energéticas y acuíferas bajo el suelo de ese país. Sin embargo, aunque lograra asesinar al líder Muammar Gaddafi, el imperialismo deberá luchar contra la resistencia popular y la dignidad del pueblo libio. teleSUR

APOLOGISTA EXPLICA LO QUE ES EN REALIDAD “LA GLORIA”

En las misas de difuntos dentro del catolicismo romano, como en los entierros protestantes, escuchamos al sacerdote o al pastor diciéndoles a los deudos: “Nuestro hermano sutano ya se encuentra con el Señor en la gloria”, como si la gloria fuera un sinónimo del cielo mismo. Esta es una idea totalmente extraña, pues no se encuentra en ningún pasaje de la Biblia.

Sin embargo, lo que sí es cierto es que Pablo nos anima  a buscar “la gloria” en Romanos 2:6,7. ¿Pero qué quiso decir el apóstol Pablo con el vocablo “gloria”? Es importante que todos nosottos, los cristianos, tengamos el concepto verdadero de lo que significa “la gloria” para no desviarnos con falsas esperanzas que no nos conducen a ningún lado.

Sepa por vez primera lo que es en verdad “la gloria” prometida por Cristo, escuchando con paciencia este video de vuestro servidor…

LA WATCHTOWER: UN EMPORIO CON FACHADA DE RELIGIÓN FILANTRÓPICA

La Watchtower Bible and Tract Society ha sucumbido al amor al dinero y a las riquezas terrenales que Jesús y sus discípulos rechazaron tajantemente. La Watchtower se ha convertido en una multinacional archimillonaria con grandes riquezas materiales temporales en este mundo. Es la nueva Babilonia la grande que se ha enbriagado con las riquezas que este mundo le ha podido ofrecer y se ha vendido al Dios dinero. Por eso ahora te piden tus joyas, tu seguro de vida, tu testamento, tu fideicomiso, tus bienes inmuebles, tus acciones en empresas, tus cuentas bancarias, seguro de vida, etc. Ese es su verdadero interés, el vil billete. Han comercializado la palabra de Dios para su propio beneficio…

DONDE ESTÁ TU TESORO ALLÍ ESTÁ TAMBIÉN TU CORAZÓN

 

La Meditación del día:

Por Mario A Olcese (Apologista)

El Señor Jesucristo declaró en una ocasión, lo siguiente: “Porque donde está vuestro TESORO, allí está también vuestro corazón” (Lc. 12:34). Es decir, lo que Jesús nos quiso enseñar es que si tu tesoro está en la tierra, entonces tu corazón también está en la tierra. Hay gente que tienen su tesoro más preciado en los bancos, entonces los corazones de esa gente están puestos en sus cuentas bancarias; si nuestros tesoros están en nuestras joyas de oro y diamantes, entonces nuestros corazones están puestos en nuestras joyas de oro y diamantes; si nuestro tesoro está en una bella y seductora mujer que nos quita el sueño, entonces nuestro corazón  está puesto en esa mujer bella y seductora.

Hay gente que atesora bienes en la tierra donde el orín corrompe, y ladrones hurtan. A estas personas, Jesús les aconseja: “Sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan” (Mateo 6:19,20). Desafortunadamente muchos ricos no toman en cuenta este consejo, y han terminado perdiendo sus riquezas o tesoros materiales en un santiamén, ya sea por los súbitos e imprevistos fracasos financieros, o por el hurto, y han terminado en la completa miseria, y en una angustiante desesperación. Algunos, incluso, hasta optan por suicidarse, porque pusieron toda su esperanza o confianza en sus tesoros terrenales, y no en los celestiales, que son los únicos que nos pueden dar réditos de vida eterna en el reino de Dios.

Hay, sin embargo, algunos ricos indolentes y afortunados que llegan a acumular más tesoros en la tierra sin que les haya sobrevenido el infortunio por los fracasos financieros o los hurtos. Pero Dios les da a éstos una advertencia de que finalmente terminarán en la miseria y en la condenación porque la mayoría de ellos acumularon bienes a costa de explotar al humilde.

Dice Santiago:

¡Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán. Vuestras riquezas están podridas, y vuestras ropas están comidas de polilla. Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado TESOROS para los días postreros. He aquí, clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros; y los clamores de los que habían segado han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos. Habéis vivido en deleites sobre la tierra, y sido disolutos; habéis engordado vuestros corazones como en día de matanza. Habéis condenado y dado muerte al justo, y él no os hace resistencia” (Santiago 5:1-6).

Proverbios 10:2: Los TESOROS de maldad no serán de provecho; Mas la justicia libra de muerte.

¿Por qué no se anima a acumular tesoros en el cielo y no en la tierra? El sabio hace elecciones con sabiduría, pero los necios insisten en su loca terquedad.

HIPNOTIZADOS POR EL HUMO DEL MATERIALISMO

Por Pedro Jiménez (http://blog.pasionpordios.org/)

…¡Mira fijamente este  dólar de plata!…zzzzzzz

El materialismo de los países ricos y el consumismo desmedido que muestran sus ciudadanos nos han influenciado de tal manera, que hoy en día valoramos nuestras vidas en base a la comodidad y bienes que poseemos y no en base a lo que somos en esencia; seres creados a la imagen de Dios. Esto nos ha llevado a que nuestra felicidad dependa de la adquisición del último efecto tecnológico, la última moda en ropa, el carro último modelo, el máximo título académico, o la casa de nuestros sueños. Ya no importa el estado en que se encuentre nuestra alma, sino, nuestro “status quo” material y social.

En la mañana del pasado domingo, mientras asistía al servicio dominical de mi iglesia, sentado delante de mí se encontraba un joven inválido de algunos 15 años, quien no podía mover ninguna parte de su cuerpo, con excepción de su cabeza. Era llevado en una silla de ruedas por sus familiares que le acompañaban.

Mientras lo observaba, me preguntaba si las preocupaciones que él tendría en su cabeza serían las mismas que tenemos la mayoría de las personas de nuestra sociedad hoy en día. ¿Estaría el preocupado por poseer el último iPhone? ¿Estaría el pensando en los nuevos modelos de vehículos disponibles y su limitación económica para conseguir uno? ¿Estaría el preocupado por la última tendencia en la moda masculina y como deseaba tener algunos de los ropajes disponibles para la juventud de su edad? Yo lo dudo mucho.

Solo cuando nos encontramos en situaciones que afectan o atentan contra el estado natural de las cosas que pensamos nos pertenecen por derecho (salud, seguridad, solvencia económica, etc…), ponemos en su debido lugar las cosas que realmente importan.

Quizás es por eso que me gusta tanto ver películas como Schindler’s List o The Pianist, porque me recuerdan que el regalo más valioso que Dios nos ha dado, es la vida misma. El carro en que andamos, no es importante. Tampoco lo es la casa que poseemos, el título académico que hemos alcanzado, ni mucho menos las ropas que vestimos. Todas esas cosas son pasajeras. ¿Pero qué hay de la vida? ¿Y qué hay de nuestras almas?

Hemos sido hipnotizados por el humo mugriento que sale expulsado del mofle del vehículo del materialismo, y bajo esa hipnosis, nos hemos convertido en esclavos de dicho apetito y no podemos ver que al final del camino, del otro lado del cielo, es donde se encuentran las cosas que realmente importan.

Como cristianos, tenemos que hacer un esfuerzo intencional y disciplinado por renovar nuestra mente a través de la Palabra de Dios y de la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas, para que de esta manera Dios nos ayude a romper con las ataduras que este mundo tan fácilmente nos engancha.

LA WATCHTOWER SIGUE LOS PASOS DE LA GRAN RAMERA APOCALÍPTICA

Cuando la Watchtower se toma atribuciones altisonantes y decide apuntar el dedo contra las “religiones falsas” debido a sus riquezas y opulencia, no escatima esfuerzos de tildarla como la Gran Ramera vestida de púrpura y escarlata.

Sin embargo, el cuerpo gobernante de la WT no mira la viga que tiene en su ojo y no quiere darse cuenta que también ella ha sucumbido al amor a las riquezas materiales temporales de este mundo y a los escándalos de pedofilia.

La Watchtower cuenta con inmensas propiedades por todo el mundo que incluyen bellísimas casas Betel, granjas, haciendas, imprentas costosísimas, empresas de transporte, etc.

La Watchtower le ha seguido fielmente el Paso a “Babilonia la Grande” (la madre Ramera) y hoy dicha organización se ha convertido en una de sus hijas de dudosa reputación, en una “ramerita” más entre muchas otras que ya existen en el mundo.

TESTIGOS DE JEHOVÁ: LA WT FUE LA Nº34 DE LAS 100 EMPRESAS MÁS RICAS DE N.Y, USA

En el año 2003, la Sociedad Watchtower de los Testigos de Jehová ocupó el puesto Nº34 de las 100 empresas más ricas situadas en la ciudad de Nueva York, una de las ciudades más caras del mundo, y en Nueva York están las empresas más ricas del mundo.

LOS ASOMBROSOS SIGNOS EXTERIORES DE RIQUEZAS MATERIALES DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

El secretismo y el misterio encubren todo lo relacionado con esta organización norteamericana. Todo su montaje, aparentemente religioso, es sólo un velo que oculta la realidad, pues quien dirige, controla, manipula y explota a los pobres Testigos de Jehová es una empresa multinacional llamada Sociedad Anónima Watchtower de Nueva York. Dicha sociedad consta de 500 accionistas, que nadie sabe quiénes son, pues tanto en sus libros, revistas, formularios y cartas, nadie firma.

Vea el siguiente video con atención:

¿SER O NO SER RICO?—¡HE AQUÍ LA CUESTIÓN!

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

nuevos-ricos-en-internet¿Puede un cristiano decidir hacerse rico? ¿Es pecado que un cristiano sea rico en este mundo?¿Desea Dios que todos sus hijos sean ricos en esta vida? Estas son preguntas muy interesantes, sin duda.

Hay cristianos que tienen muchas riquezas, pero la gran mayoría de los creyentes tienen muy poco o nada. ¿Es que Dios hace diferencias entre sus hijos? ¿Son algunos más capaces que otros para hacer riquezas? ¿Por qué no todos los fieles son bendecidos de igual manera?

Sin duda alguna el dinero es necesario para vivir, ¿pero es la abundancia de riquezas una señal de bendición de Dios? La respuesta, aunque parezca inaudita, es NO. Dios a través de Salomón nos habla de que desistamos de hacernos ricos, porque el amor y la acumulación de dinero traen aflicción de la carne y una serie de peligros y tentaciones que nos pueden conducir a la perdición (Prov. 23:4,5). Si esto es verdad, y no lo dudamos, ¿podríamos pensar por un instante que Dios desea que seamos todos muy ricos en esta vida sabiendo los riesgos que correríamos por llegar a serlo?

Cristianos talentosos y ricos

Algunos cristianos se hacen ricos porque nacieron con una “visión” especial para los negocios. Estos hermanos tal vez no se propusieron hacerse ricos, pero supieron aprovechar las oportunidades que se les presentaron para hacer dinero y lo lograron con mucho éxito y esfuerzo (Ecl. 9:11). Estos son buenos cristianos, y aunque son muy ricos, no tienen su amor y su corazón puestos en sus riquezas, sino en el Señor. Ellos muestran un equilibrio en sus vidas, y no dejan que sus posesiones materiales los separen del Señor (Sal. 62:10). Pero otros creyentes ricos caen en una trampa y en un lazo de los cuales no pueden zafarse fácilmente. Estos están actualmente soportando innumerables aflicciones y tribulaciones por haber hecho del dinero su dios (1 Tim.6:9-11).

Los creyentes sabios, que por sus propios medios lícitos se han hecho ricos, usan sus riquezas para compartirlas con aquellos que tienen muy poco. En realidad Dios ha dado a algunos la ocasión de hacer dinero para que luego lo puedan distribuir entre los menos afortunados. El Señor quiere que los ricos sean buenos administradores de sus riquezas, y que ayuden a los más necesitados, construyendo hospitales, asilos, comedores, colegios, universidades, etc (1 Tim. 6:17,18). Y es que finalmente esas riquezas fueron obtenidas, no para que ellos se queden con ellas, y las guarden en las bóvedas frías de los bancos, sino para compartirlas solidariamente también con otros hermanos en la fe, e incluso, con los incrédulos. Recordemos que el amor que debe caracterizar a la iglesia verdadera se demuestra con hechos y no tan sólo con palabras vacías (1 Juan 3:18).

Jesús dio importancia a la solidaridad, y de eso no quepa la menor duda. Al joven rico Jesús le dijo que diera su fortuna a los pobres, y Saqueo fue alabado porque daba la mitad de sus ingresos a los necesitados. El Señor desea que los pobres sean ricos, pero ricos en fe, pues si el Señor hubiese querido que todos los creyentes fueran ricos en cosas materiales ahora, sin duda lo serían (Santiago 2:5). Pero lo cierto es que el dinero en abundancia es un peligro y no es para todos. Los que creen que por hacerse cristianos serán bendecidos con mucho dinero y comodidades en este siglo, están muy equivocados. Las Escrituras no nos prometen nada en absoluto de que si nos hacemos cristianos saldremos por arte de magia de la pobreza y nos convertiremos en príncipes con grandes mansiones y lujosos automóviles.

Lo sorprendente de todo esto es que hay muchos “evangelistas” que nos aseguran que podemos salir de la pobreza material hoy y ser verdaderamente ricos, si sólo somos generosos con nuestros fondos para con ellos. Ellos ven la pobreza como una maldición, cuando en realidad la extrema pobreza y la extrema riqueza son una ofensa a Dios. Ningún extremo es saludable, sin duda. Sin embargo, la promesa del Señor es que no nos dejará en esa extrema miseria que viven muchos hombres hoy porque están alejados de Dios por el pecado. Sus vicios y sus decisiones equivocadas los vuelven más pobres, pero una vez que retoman el camino de la luz por el evangelio, estas personas ven cómo sus vidas temporales mejoran, y sus exiguos ingresos parecen ser más grandes. Ya no gastarán más en cerveza, cigarrillos, drogas, mujeres, y otros vicios más que los han empobrecido hasta la miseria.

Por mi parte yo quiero ser un sabio y piadoso administrador de mis posesiones en la tierra, sean éstas abundantes o escasas. Yo quiero dar sin esperar nada a cambio. Cuando le doy a alguien, yo no quiero estar motivado por el deseo de que Dios me bendiga. Quiero dar porque amo a mis semejantes y porque quiero usar el dinero del Señor como Él lo haría. Quiero dar con alegría y con entusiasmo, no en la obligación o mero sentido del deber. Deseo compartir con aquellos que no tienen lo suficiente para vivir, primero a los de la fe y después a los incrédulos.

Debemos dar, no sólo porque Dios espera eso de sus buenos hijos, sino porque sentimos verdadera compasión por los necesitados. La solidaridad y la generosidad sin un sentimiento de amor y empatía por el necesitado, no tiene mucho valor…y tal vez ninguno.

http://www.apologista.wordpress.com
http://www.retornoalparaiso.blogspot.com
www.yeshuahamashiaj.org
http://www.elevangeliodelreino.org

EL TELEEVANGELISTA DE LA PROSPERIDAD JERRY SAVELLE PREDICA LA “FÓRMULA PERFECTA” PARA SALIR DE LA CRISIS EN EL ÚLTIMO CONGRESO DE LOS COPELAND

prosperidad

jerry-savelleEsto dijo el Teleevangelista del evangelio de la prosperidad, Jerry Savelle, en el último congreso de los Copeland: 

“Cada vez que un pensamiento angustiante sobre dinero aparece en su mente, la siguiente cosa  que usted tiene que hacer es sembrar”: Arroje Su dinero, como semillas, en “tierra buena” como los ministerios de los predicadores de la prosperidad, y deje de preocuparse, comience a sembrar,” añadió él, con una sonrisa. “Este es el paquete de estímulo de Dios para usted.”

Ante esto, se vio a cientos de feligreses arrojando en el estrado y en los peldaños alfombrados sobres, dinero en efectivo y monedas, pero no así a los mismos predicadores de la prosperidad que deberían “dar” el ejemplo…¿será que ellos mismos no creen en su propia propia “fórmula mágica”?

¡Qué buen negocio el de estos sátrapas desvergonzados!…¡y pobre los ingenuos que terminarán más frustrados y endeudados aún! Es por eso que los evangélicos pentecostales de Estados Hundidos son los más pobres entre los evangélicos de distintas denominaciones, porque dan y dan a estos pillos sin parar y no ven la prometida prosperidad, sino sólo la de sus voraces líderes carismáticos. ¿Será usted el siguiente tonto útil? Espero que no!

gospel_650

 

 

 

 

 

 

 

 

Ujieres llevándose el tremendo billetón de los sufridos parroquianos de esa “reunión cristiana” 

29475835

Gracias, hermanitous por todou el dinerrou que me están dandou para vivir como un Lord junto con mi espousa, Lady Gloria, que vive en la gloria conmigou…cierra el picou, Kenneth, estás hablandou más de la cueinta…¡vamous a perder nuestra cueinta bancaria, pueis!okey, mi amour, pero no creio quei perdereimous nuestro glamour con estos ingenuous que se tragan nuestrous cuentous…okey, bosssss!!!

 

LA WATCHTOWER SE HIZO MÁS RICA AÚN CON LA FALSA FECHA DE 1975

La Sociedad watchtower S.A inventó su falsa profecía del Armagedón para 1975 para vender durante 10 años(1966-1975) su literatura alarmante, anunciando su falsa fecha diciendo que estaba la vuelta de la esquina, es decir,  para el 5 de sitiembre de 1975. La Watchtower no sólo ganó mucho dinero vendiendo su falsa literatura durante eso 10 años, sino que también logró asustar y convencer a sus miembros de tal manera que muchos de ellos vendieron sus casas y sus bienes raíces para donar el producto de las ventas a la sociedad Watchtower  para que  así cumpliera su tarea de anunciar por todo el mundo el Armagedón para 1975. Después de 1975 la sociedad Watchtower se volvió más rica que nunca (aunque perdió muchos miembros) y jamás devolvió todo lo que se apropió de sus seguidores, fruto de su engaño. 

Este culto diabólico y truhán de la Watchtower S.A deberá rendir cuentas a Jehová Dios y a Jesucristo en el día del juicio por haber hecho de la Palabra de Dios un negocio redondo, y también por haberse aprovechado de la gente buena y sincera a las que engañó, haciéndoles creer que ella era la única Organización que Dios utilizaba en la tierra y único conducto entre Dios y los hombres. Vean el siguiente vídeo:

LA MENTIRA MÁS GRANDE DE LA WATCHTOWER: ¡NOSOTROS VENDEMOS NUESTRA LITERATURA A PRECIO DE COSTO!

 

Si usted es Testigo de Jehová, seguro que estará convencido de que debe llevar una vida sencilla y humilde como enseñó Jesucristo. Y seguro que también usted creerá que los hermanos del Cuerpo Gobernante de la Sociedad en Brooklyn, Estados Unidos, viven una vida humilde y ejemplar, pues usted ha supuesto que ellos han hecho un “voto de pobreza”.

A usted le han enseñado reiteradamente que la Sociedad Watchtower vendía (…y vende) su literatura a precios de costo y que no busca ganancias materiales en todos los impresos producidos. Por supuesto que todo esto usted lo ha aprendido sólo a través de la literatura de la Sociedad, y a través de sus ministros que le repiten lo mismo como cotorras.

La pura verdad es que todo lo que le han dicho la jerarquía Watchtoweriana sobre su literatura producida en sus imprentas son sólo mitos y mentiras para mantenerlo a usted engañado, y para que usted les done a todo el dinero que pueda a la “obra” y siga pagando por toda la literatura que le provee la Sociedad. Usted se ha convertido en un vendedor ambulante (sin pago, sin seguro, sin beneficios) de una de las mayores casas editoras de todos los tiempos… “La Sociedad Watchtower” ( o mejor dicho, “La Suciedad Much Power, blabla, & Truco” en Brooklyn, N.Y) .

Ver los siguientes vídeos (parte I y II):

 

CATOLICISMO: LA TRATA DE PERSONAS Y LA ESCLAVITUD AUMENTARON SU RIQUEZA DE LA CUAL AÚN HOY VIVE

  • La iglesia apoyo desde un comienzo la esclavitud y la agudizó en muchos aspectos.

  • El papa Nicolás V, legitimó el comercio de esclavos en su bula “Divino amore communiti” (por amor divino a la comunidad) el 18 de Junio de 1452. Por esto el comercio de esclavos fue legal y no causo ningún escrúpulo en los participantes.

  • El papa mantenía esclavos. El papa Gregorio I mantuvo a cientos de esclavos en sus haciendas y consintió  las leyes, que prohibían a los esclavos, casarse con cristianos libres.

  • Un esclavo era considerado como ganado. La iglesia trataba a los esclavos como un “bien de la iglesia” y esto valía como no vendible. Las Iglesia tasaba el valor de los bienes eclesiásticos no según el dinero, sino según los esclavos. 

  • Si, a pesar de todo, se liberaban a esclavos, este debía recompensar a la iglesia con su patrimonio.

  • La iglesia le prohibió a los esclavos hacer testamentos. A la muerte de un esclavo sus ahorros le llegaban a la iglesia.

  • Según santo Tomás de Aquino los esclavos eran “útil de servicio”.

  • La iglesia hizo todo para mantener la esclavitud, y nada para eliminarla.

  • Un obispo sólo podía liberar a un esclavo, si éste ofrecía a dos en su reemplazo.

  • Niños ilegítimos de sacerdotes fueron hechos esclavos eclesiásticos de por vida, esto también valía para niños abandonados. (3. sínodo de Toledo)

  • El “santo” Martín de Tours (hoy representado en muchas iglesias, como reparte su abrigo), por ejemplo mantenía a 20.000 esclavos.

  •  

  • También los conventos tenían esclavos, tanto para el servicio de los conventos como para el servicio de los monjes. Miles de eslavos y sarracenos presos fueron repartidos en los conventos. .La esclavitud perduró en las haciendas y en las propiedades papales hasta el siglo 11.

  •  “Se calcula, que temporalmente por cada esclavo que llegaba vivo hasta lo costa africana, diez morían durante el transporta terrestre y otros diez más fallecían durante el viaje por mar.”

  • El protestantismo siguió desde el comienzo el mismo camino, después que lutero había justificado teológicamente el vasallaje y la esclavitud. Hasta muy avanzado en el siglo 19, naciones evangélicas, bajo el consentimiento teológico de los misioneros, comerciaban con esclavos y salían a la caza de esclavos.“

  • El primer barco de transporte de esclavos inglés se llamaba “Jesús”.

Jesús predicó el amor al prójimo. Esto no es compatible con el hacer de la iglesia. Para aquel, que ahora diría, así fue en ese tiempo, aquí una frase del Corán: “Si un esclavo tuyo desea su certificado de libertad, entonces extiende se lo, si tú lo conoces como bueno, y dale una parte de tus riquezas. Que Dios te ha concedido”.

También en el “Cristianísimo” pudo haber sido de otra manera.

Comercio esclavista con los indios

  • Al comienzo, el obispo Rodríguez de Fosca personalmente fue el mandante detrás de la venta de esclavos indígenas en Sevilla..

  •  Colón le envió varias veces una gran cantidad de indígenas al mercado de esclavos hacia España. Solo en Febrero de 1495, fueron cuatros barcos con 500 indígenas cada uno, entre 12 – 35 años de edad.

  • Colón, como hábil comerciante, estaba bien al tanto con la teología moral de su iglesia, según la cual: “Esclavizar a no cristianos se justificaría con el argumento, que paganos de todos modos estarían destinados a la eterna condenación.”

  • El 18.6.1452 el papa Nicolás V legitimó del comercio de esclavos mediante una bula, autorizando al rey de Portugal, “… conquistar a los países de los no creyentes expulsar a sus habitantes, subyugarlos y obligarlos a la eterna servidumbre.”

Ya que el papa actual (Juan Pablo II) se hace destacar tan maravillosamente con un “Mea culpa” de un tipo especial, echándole toda la culpa de los sangrientos crímenes, no a la iglesia y a sus papas, si no a los “hijos e hijas” de la iglesia, aquí el texto original – que a millones indígenas les trajo una muerte brutal – en latín, para refrescar la memoria al papa: “… invandendi, conquirendi, expugnandi et subjudandi illorumque personas in perpetuum servitutem redigendi …“

barcoPlano de carga de un barco para el transporte de esclavos.
Durante siglos la iglesia fomentó la esclavitud y mantenía esclavos propios.

PARA AUMENTAR LOS BIENES RAÍCES DE LA IGLESIA CATÓLICA, ALGUNOS MONJES Y OTROS ECLESIÁSTICOS FALSIFICABAN DOCUMENTOS

documentos

  • Para aumentar los bienes raíces, mojes y otros hombres de la iglesia falsificaban, no raras veces, documentos.

  • Si un obispo o un abad quería aumentar su propiedad, muchas veces mandaba hacer confeccionar una falsificación, que luego era “encontrada” en el archivo y que demostraba, que este o aquel príncipe, de tiempos anteriores habían legado el terreno correspondiente al convento ¿Qué iban a hacer los campesinos en contra de esto?, ya que la mayoría de las veces no sabían leer ni escribir.

  • Hubo monjes que habían aprendido el arte de falsificar y que recorrían el país de convento en convento, para ejercer su oficio.

  • En su lecho de muerte, el monje Gueron, en su lecho de muerte, reconoció, que había recorrido toda Francia, para confeccionar falsos documentos para monasterios e iglesias.

  • En el sur de Alemania el convento benedictino de Reichenau junto al lago Constanza, se hizo cargo de este trabajo criminal.

Una gran parte de los documentos medioevales son falsificaciones

  • La guinda de la torta de la criminalidad se la adjudicó el papa Esteban II (*757), afirmando, que Constantino la había regalado todos los territorios del occidente. No pocos que consideraban esta “donación de Constantino” como una falsificación, tuvieron que pagar con su vida esta declaración, así por ejemplo, Johannes  Dränsdorf en Heidelberg, aún en el año 1425 y el (“Waldenserführer”) Friedrich Reiser en Strassburgo.

  •  La donación de Constantino se basaba en la siguiente leyenda: El perseguidor de cristianos Constantino, según esto, fue sanado por el papa Silvestre I de la lepra, fue convertido y bautizado y en agradecimiento no sólo le regaló el Lateran, si no todas las provincias de Italia y los países occidentales.

  • Después de que, ya en el siglo 12, los seguidores de Arnold von Brescia, habían reconocido la falsificación, el secretario papal y humanista Laurentuis Valla en 1440, en un escrito lo había aclarado definitivamente. La escritura histórica católica romana, según Deschner, recién en el siglo 19 reconoció la falsificación.

  • Todavía las iglesias son los más grandes terratenientes en Alemania como también en muchos otros estados. ¿Cuántas de estas propiedades habrán sido compradas con dinero ganado honestamente? ¿Y cuanto fue robado, estafado o quitado? 

 

¿TODO, LA MITAD, O SÓLO LO QUE UNO DISPONGA POR SU CUENTA?

 

zaqueo1 

¿Con cuál de todos estos personajes se identifica usted? 

 

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

 

Tal vez una de las cosas más interesantes que encuentro en el Nuevo Testamento de las enseñanzas de nuestro Señor y Maestro Jesús es sobre la caridad cristiana. Sólo a modo de reflexión me pregunto, ¿cuánto es necesario dar al prójimo, y en particular, a un correligionario, para entrar en la vida eterna? Algunos me dirán que estoy blasfemando pensando que la salvación se compra entregando ingentes sumas de dinero a los pobres y siendo magnánimos en obras de caridad. Nada más falso!  Personalmente concuerdo con ustedes en que nadie entra a la vida eterna con sólo dar dinero a los pobres. Sin embargo, también estoy consciente de que nadie que haya aceptado a Jesús y su evangelio del reino puede entrar en el reino si no da de lo que tiene a los necesitados. El asunto es saber ahora cuánto es lo que uno debe dar a los pobres de lo que uno posee para satisfacer las demandas del Señor. Ahora quiero partir de lo siguiente:

Jesús y el joven rico

En una ocasión un hombre rico se le acercó a Jesús y le preguntó directamente qué era lo debía hacer para ganar la vida eterna, y entonces Jesús le responderá algo radical que ha perturbado a muchos hombres hasta el día de hoy. Dice el relato de Mateo sobre este encuentro, así:

“Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta? Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones” (Mat. 19:16-22).

Ahora imagínense por un instante que este hombre hubiese sido nada menos que  Bill Gates de Estados Hundidos, o Li Ka Shing de China, o Amancio Ortega de España, o Carlos Slim de México, por citar cuatro personas renombradas, las cuales poseen ingentes sumas de dinero. ¿Cómo creen ustedes que ellos hubieran respondiendo a la exigencia de Jesús? Es muy probable que cualquiera de ellos hubiera titubeado ante tal extrema exigencia del Señor y hubieran seguido su camino con mucha tristeza porque sus bienes son muchos.

La Viuda Pobre

El otro caso interesante es el de la viuda pobre en el templo Judío. Ella, nos refiere la Biblia, daba todo lo que tenía como ofrenda para el normal funcionamiento  del templo en Jerusalén. He aquí lo que la Escritura dice de ella:

“Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas. Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas. Y dijo: En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos. Porque todos aquéllos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; mas ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía” (Lucas 21:1-4).

En este relato la mujer pobre dio todo lo que tenía para su sustento al templo, lo cual los ricos no hacían sino sólo del dinero que les sobraba. A la vista del Señor ella era más bienaventurada que los ricos y potentados que sólo ofrendaban de sus sobras.

El caso de Zaqueo

Zaqueo era un recaudador de impuestos, un hombre bondadoso que recibió al Señor en su casa con mucha alegría y amor. He aquí el relato de la Escritura:

 “Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham” (Lucas 19:5-9).

Aquí el Señor escucha alegremente la confesión de Zaqueo de que él daba a los pobres la mitad de sus bienes y que reintegraba el cuádruplo a cualquiera que hubiese defraudado en algo. Frente a esta confesión Jesús se admira de su generosidad y prorrumpe, diciendo: “hoy ha venido la salvación a esta casa”. Notemos que Jesús no le replica a Zaqueo diciéndole algo así como: “Debes vender todo lo que posees y dárselo a los pobres” como se lo había mandado al joven rico de Mateo 19, sino que acepta con beneplácito la forma cómo Zaqueo había dispuesto distribuir sus bienes para auxiliar a los pobres, y enseguida no vacila en asegurarle la llegada de la salvación a su hogar.

El caso de la iglesia de Corinto

La iglesia de Jerusalén estaba pasando problemas económicos muy serios y Pablo, solidarizándose con los creyentes pobres de esa importante ciudad, les escribe a los creyentes de Corinto para que se pongan en acción para auxiliar a los hermanos de Jerusalén por medio de separ algo de lo que habían ganado, según habían  prosperado. Estas son sus palabras:

“En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas” (1 Cor. 16:1,2).   

Aquí Pablo no exigió a nadie a dar una cantidad o porcentaje fijo de sus ganancias, sino que se los dejaba a su libre albedrío, a su propia decisión personal, según cómo ellos lo hubiesen propuesto en sus corazones. El asunto era que ellos debían solidarizarse con sus hermanos en tribulación y en necesidad, pues esto se esperaría que ellos hicieran como buenos hijos de Dios y dignos hermanos de Cristo.

El Dador Alegre

El asunto es que el creyente debe ser un dador alegre, sabiendo que hay más gozo en dar que en recibir. Y Pablo sabiendo esto les dice a los creyentes corintios que se alistaron a ayudar a los creyentes de Jerusalén, lo siguiente:

“Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre” (2 Corintios 9:6,7). 

Conclusión:

El Señor Jesús ciertamente no espera que vendamos todos nuestros bienes materiales para que se los entreguemos a los pobres, pero su exigencia para con el rico demostró que éste no estaba realmente dispuesto a renunciar a todo lo que tenía para seguirlo a él y ganar así la vida eterna. Evidentemente aún este hombre estaba aferrado a sus posesiones temporales y perecederas como muchos hombres en este siglo XXI lo están.  Más pesaban para él sus bienes temporales que los bienes imperecederos o eternos. Entonces te pregunto: ¿Pesan más tus bienes temporales y perecederos que los eternos? Esta es la pregunta que debes responderte. Esta es la pregunta que siempre te hace el Señor en el oído. Si titubeas, entonces estás en un problema. El asunto del corazón es clave y vital, pues el Señor sabe muy bien lo que nuestro corazón “piensa” y “siente” y a él no le podemos engañar.

Recordemos siempre que el Señor se place de aquellos que piensan DILIGENTEMENTE en las necesidades de los pobres, tal como lo hizo el apóstol Pablo de los pobres de su época (Lea Gál. 2:10), y que destinan parte de sus bienes para satisfacer las necesidades diarias de los menesterosos, y mayormente, de los que son de la fe. Y así como Jesús se alegró de escuchar que Zaqueo daba el 50% de sus bienes a los necesitados, así también él se alegra al saber que sus verdaderos discípulos han dispuesto dar el 80%, el 60%, el 30%, el 10%, o tal vez sólo el 5% de sus bienes a los pobres de manera regular o periódica. El asunto es que no podemos olvidarnos de los pobres, de las viudas y de los huérfanos en aflicción. Esto, mis querido hermanos, es la verdadera religión (Santiago 1:27).

www.apologista.blogdiario.com

www.retornoalparaiso.blogspot.com

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

 

 

EL REY SALOMÓN EXHORTA A CARLOS CASH MONEY LUNA

 

  

Escucha Carlos Cash Luna:

Está atento á mi sabiduría, y á mi inteligencia inclina tu oído. Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, y que obtiene la inteligencia; Porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus frutos más que el oro fino. Más preciosa es que las piedras preciosas; y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella. Vanidad y palabra mentirosa aparta de ti; di, no me des pobreza ni riquezas; mantenme del pan necesario; no sea que te sacies, y niegues a Dios, y digas: ¿Quién es Jehová? O que siendo tú pobre, hurtes, y blasfemes el nombre de Dios. No te afanes por hacerte rico; sé prudente, y desiste.  ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? Porque se harán alas como alas de águila, y volarán al cielo.  El hombre de verdad tendrá muchas bendiciones;  mas el que se apresura a enriquecerse no será sin culpa.  Hay quienes pretenden ser ricos, y no tienen nada; Y hay quienes pretenden ser pobres, y tienen muchas riquezas. Mejor es adquirir sabiduría que oro preciado; y adquirir inteligencia vale más que la plata. Mejor es el pobre que camina en su integridad, que el de perversos caminos y rico. El que ama el dinero, no se hartará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. También esto es vanidad. De más estima es la buena fama que las muchas riquezas; y la buena gracia más que la plata y el oro (Prov. 3:13,14, Prov. 30:8-9, Prov. 23:4,5, Prov. 28:20, Prov. 13:7, Prov. 16:16, Prov. 28:6, Ecl. 5:10, Prov. 22:1).

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

SI SALOMÓN FUE MUY RICO, ¿ACASO NO PODEMOS SER RICOS COMO ÉL SI SERVIMOS A DIOS?

 

 Solomon

SEÑOR APOLOGISTA:

 

SALOMÓN ERA EL HOMBRE MÁS MILLONARIO QUE EL MUNDO HAYA CONOCIDO, AUN HASTA NUESTROS DIAS. Y LA ÚNICA VERDAD ES QUE TODAS LAS PERSONAS, SEAN CRISTIANAS O NO,  SI APLICAN LAS LEYES ESCRITAS POR SALOMÓN EN PROVERBIOS, VAN A VIVIR HOY CON RIQUEZAS EN ABUNDANCIA. Y NO SÓLO ESO, SINO QUE VAN A TENER SABIDURÍA, INTELIGENCIA, Y MUUUUUUUUUCHAS OTRAS BENDICIONES QUE NUESTRO SEÑOR PADRE NOS QUIERA DAR.

Vengadora

Mire, señora “vengadora anónima”, lo que usted dice puede ser muy cierto, siempre y cuando seamos también reyes como Salomón, y pidamos sólo la sabiduría y nunca las riquezas y la gloria personal.

 

Salomón era un rey en plenas funciones en el reino de Yahweh (1 Cró. 28:5) y las razones por las cuales Yahweh le dio riquezas a Salomón fue 1).-  porque precisamente NO buscó ni pidió las riquezas. Mire lo que dijo Yahweh al respecto: “Y aun también te he dado las cosas que no pediste, riquezas y gloria (1 Rey 3:13ª), y 2).- Para que “entre los reyes ninguno haya como tú en todos tus días” (1 Reyes 3:13b). Así que Dios quiso darle a Salomón lo que nunca pidió (riquezas y gloria) para que él y su reino fuesen los más estupendos de todos los reinados existentes. El tenía que ser un digno rey del Dios vivo ante los demás reyes y reinos de su tiempo, exhibiendo el máximo de su esplendor y gloria. Debía ser una manifestación (tipo) de la futura gloria del reino del Mesías Yahshúa (antitipo). 

 

Nosotros, como iglesia, hemos sido también llamados a ser reyes y sacerdotes del reino venidero de justicia, el reino de Yahweh que restaurará Jesucristo en su parusía. Para ese entonces, los cristianos que han trabajo y sido fieles en este siglo o edad, serán recompensados con la gloria y con las riquezas de las naciones (Mat. 25:31,34; Zac. 14:14), y será entonces, y sólo entonces, cuando seremos realmente tan ricos como Salomón. Mientras tanto, debemos sólo pedir y esperar que Dios nos llene de la sabiduría y el conocimiento de Jesucristo. Dice Santiago:Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, demándela á Dios, el cual da á todos abundantemente, y no zahiere; y le será dada” (1:5). Pero jamás usted encontrará un pasaje que diga:Y si alguno de vosotros tiene falta de RIQUEZAS, demándela á Dios, el cual da á todos abundantemente, y no zahiere; y le será dada”.

 

Ahora le pregunto: ¿Pero qué escuchamos hoy en las campañas de evangelización de los predicadores del evangelio de la prosperidad? ¿Acaso los predicadores y sus seguidores no están constantemente clamando a Dios por la prosperidad o las ricas bendiciones materiales para esta vida en lugar de estar pidiendo por la sabiduría? Sólo dele un vistazo a “Enlace TV” y verá que todo gira alrededor de la prosperidad material. Todo lo que se predica gira alrededor de la búsqueda de las riquezas y la prosperidad para la vida presente, y nunca se anima a nadie a buscar sólo la sabiduría. En realidad nunca deberían mencionarse las riquezas en nuestras peticiones, y menos, pensar en ellas, tal como Salomón nunca tuvo en mente solicitarlas a Yahweh.

 

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

EL CRISTIANO, LA ENVIDIA Y LAS RIQUEZAS

 

 

Por el Dr. Javier Rivas Martínez (MD).

 

 En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; Por poco resbalaron mis pasos. Porque tuve envidia de los arrogantes, Viendo la prosperidad de los impíos (Sal.73:2-3).

En estos pasajes que fueron escritos por un hombre de Dios, Asaff, director principal de la música del santuario, según el AT, apreciamos el gran conflicto interno que le ocasionó el éxito  de los que nunca habían conocido a Dios en las cosas materiales. La frustración de este piadoso y justo hombre era evidente ante la aparente prosperidad de los impíos, escribiendo Asaff que por tal razón sus pies estuvieron a punto de deslizarse, y quizás,  no a la búsqueda de las riquezas y banalidades, sino para desistir en el camino de luz que exige en su trayecto pruebas y luchas difíciles como son arduas tribulaciones, aflicciones  agobiantes y  carencias por demás (Jn.16:33; Ro.8:35). Asaff llegó pensar que el estar sirviéndole a Dios en santidad no sería más que una cuestión intrascendental, una pérdida de tiempo solamente:

Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón, Y lavado mis manos en inocencia; Pues he sido azotado todo el día,  Y castigado todas las mañanas (Sal.73:13-14). 

Asaff valientemente plasma en su Salmo que tuvo envidia de los ricos arrogantes ya  que miraba en éstos un vivir prácticamente insufrible, sin aflicciones ni tristezas como las demás gentes que difícilmente sustentan sus vidas por lo poco o muy poco que tienen para hacerlo; en cambio, los ricos, en su “modus vivendis”, no pasan por preocupaciones materiales de ninguna clase, pudiendo cubrir cualquier necesidad o apuro sin el más mínimo problema, por más grave que puedan ser:  

Porque no tienen congojas por su muerte, Pues su vigor está entero.  No pasan trabajos como los otros mortales, Ni son azotados como los demás hombres.  Por tanto, la soberbia los corona; Se cubren de vestido de violencia.  Los ojos se les saltan de gordura; Logran con creces los antojos del corazón.  Se mofan y hablan con maldad de hacer violencia; Hablan con altanería.  Ponen su boca contra el cielo, Y su lengua pasea la tierra (Sal.73:4-9).

 

De esa manera, nosotros como hijos de Dios en esta dispensación de la gracia, nos vemos inclinados así como  Asaff  a desear, y con envidia importante y morbo a veces, lo que  hombres prósperos y protervos poseen. Sus mover en el mundo es cómodo y holgado a causa de sus riquezas que les han dado  notables lujos y ancha solvencia, jactándose de no sufrir faltas o privaciones.   

Como los seres humanos que padecen continuas y fuertes  necesidades que los inclinan a desear riquezas para suplirlas, Asaff experimentó este estado de turbación también, y en medio de la peligrosa disyuntiva, entendió su error y comprendió, al entrar  al Santuario donde servía, en la Presencia de Dios, cual habría de ser, un día, el final de los hombres materialmente prósperos que han negado al Señor: 

Hasta que entrando en el santuario de Dios, Comprendí el fin de ellos (Sal.73:17). 

El conocimiento de los propósitos finales de Dios para el creyente, que están relacionados con el su Reino Terrenal, con la vida sempiterna futura, son velados a causa de los pensamientos negativos que son germinados por envida a los pudientes y que en ocasiones son incrédulos a Dios, por la aflicción y la atracción insana  de aquellas  formas o maneras que se derivan del sistema del mundo, que ofrecen de modo regular  una vida de riqueza y de lujos materiales pero que muchas veces, lo peor de todo, que por circunstancia determinada no están al alcance del creyente en Cristo. El problema estriba, que al profesante cristiano, le cuesta bastante entender que el Reino de Dios no es bebida ni comida, sino justicia, paz y gozo (Ro.14:17), y que el Reino de Dios y su justicia tendrán que ser buscados primero, porque lo que se requiere para el sustento físico, Dios lo añadirá conforme a su Voluntad Soberana (Mt.6:33). “Lo peor de todo”, como arriba escribí,  es que no se ha comprendido exactamente que Dios no es  un cumplidor obligado de los más extraños caprichos que al creyente le puedan pasar por la mente ya que él es Soberano para dar como quiere o no hacerlo a pesar de la petición más “rogada” y “ayunada” y porque además rompen con su esquemas y decretos espirituales fundamentados en su Voluntad Perfecta, caprichos muy contrarios  a su carácter santo.  

Todos, de una u otra manera (y quién lo niegue es debido  a un astronómico orgullo espiritual que carga sobre sus hombros y que no tardará en  romperle “las espaldas” por su enorme pesadez), nos hemos vistos presionados por un conflicto interior a causa de las  necesidades que demandan soluciones inmediatas, por carestías que inducen a la desesperación, por tremendas deudas que no pueden resolverse al momento y que parece que no tienen nunca fin, causándonos frustración, haciéndonos perder la dirección espiritual, a pesar del buen conocimiento que tengamos en la Palabra de Dios. La presión por tales cosas, nos hace girar nuestras cabezas donde los ricos prosperan, y como creyentes en Cristo, aún bajo la unción Dios, somos incitados a identificarnos con peligrosidad con los “bienes” excesivos (lujos  fatuos) de este mundo, así como Asaff lo experimentó con elevado degrado.  

Pero a diferencia de Asaff y de los buenos cristianos que pasan por semejantes penalidades y que han deseado por un momento lo intrascendente y perecedero del mundo pero que han reflexionado a  tiempo para corregir su grave error y darse cuenta que es “mejor aspirar las cosas de arriba donde está Cristo sentado a la diestra de Dios, y no las de la tierra” (Col.3:1-2) otros, bajo la influencia del engaño doctrinal que es promocionado por los falso profetas y heréticos maestros que presiden en las congregaciones anunciadas como “cristianas”, han creído de forma torcida estar en la posición correcta al anhelar sin medida lo que el mundo ofrece, sin poder asimilar en lo absoluto que los enemigos de Dios son los amigos del mundo (Stg.4:4), que el mundo y sus atracciones pasarán, que la vanagloria de la vida, los deseos de los ojos y los de la carne son del mundo, porque el que ama al mundo, es imposible que el amor del Padre pueda estar en él (1 Jn.2:15-16). 

La problemática del asunto es que esta clase de personas no poseen una capacidad espiritual discernidora que los haga recapacitar de la idea o doctrina antibíblica denominada como la teología de la prosperidad, muy de moda en la actualidad,  teología herética que es parte de la gran  apostasía escatológica  que fue profetizada por el apóstol Pablo en 1 Ti. 4:1, que auspicia con fervor el enriquecimiento material en las congregaciones que se dicen ser de “Cristo”.  

Estas personas que componen dichas congregaciones, no han tenido una conversión genuina y buscan con naturalidad las “provisiones que ofrece el consumismo  mundano e innecesario”, porque existe en sus  “aplanados” y terrenales corazones una codicia irreflexiva, es por eso que aceptan de sus inútiles e infernales pastores las atractivas y convenientes propuestas de esta teología de las avaricias y de las ambiciones desordenadas, de otro modo, con un sensato y adecuado conocimiento previo Escritural, les sería bastante fácil ver con sano alumbramiento el error fatal de la situación comentada: 

Para mis pies antorcha es tu palabra, luz para mi sendero (Sal.119:105).   

Assaff consideró su terrible error de envidiar la prosperidad de los hombres impíos y malvados, así como los buenos cristianos también lo han considerado con buena conciencia cuando han sido empujados, por las situaciones adversas y propias de la vida,  a envidiar a los hombres inconversos que tienen riquezas y pompa de sobra, cosa que aprovechan los maestros de la prosperidad para arruinarlos más con condicionantes  promesas (“siembra y cosecha”, “da y más obtendrás”) que no son bíblicas sino del codicioso corazón humano.  

Así como Asaff  pudo darse cuenta del futuro fin de los impíos que no pasaban calamidad y pena por las cantidades excesivas de oro y plata que poseían en aquel antiguo entonces, al entrar al santuario, a la presencia de Dios, a su claro conocimiento, el cristiano confundido y anémico en la Palabra de Dios debería entrar también al santuario, a la pasión  de leer y comprender las Santas Escrituras para que se percate de una vez por todas que el primer propósito de Dios para él como creyente en Cristo no está en las obtención de las cosas materiales de la tierra, inconsecuentes para bendita eternidad, que le darían, si las llegase a obtener,  una vida de monarca o de sultán, sino que va más allá de la línea que demarca la gloria de los sistemas convencionales que han sido erguidos en el mundo en todos los tiempos, alejados de Dios y potencialmente condenatorios para el  creyente que ha decidido aprobarlos y abrazarlos.   

Hermanos: entendamos con seriedad y perfección que el cielo y la tierra pasarán (Mt.24:35), así como los deseos del mundo y sus concupiscencias (1Jn.2:17a). Entendamos que aquellos que estén por encima de toda condición terrenal egocéntrica, bajo la tutela de una mente espiritual (1Co.2:16), porque estamos en el mundo pero no somos del mundo (Jn.17:16), permanecerán para siempre (1 de Jn. 2.17b), disfrutando en el futuro como reyes y sacerdotes de las gratas y merecedoras bendiciones y de la gloria del Reino de Jesucristo en la venidera tierra restituida (Ap. 20:4-6).  

Esta es la herencia de Dios prometida para sus hijos desde la antigüedad con su fiel siervo Abraham, legado que es muchísimo mejor que toda prosperidad mundana, cualquiera que sea la tal,  y que un día desaparecerá como la hojarasca que es quemada por el fuego abrasador, como el expiro que se extingue lento del que ha muerto precisamente en ese último momento de exhalación.  

Dios les bendiga siempre mis hermanos y amigos míos que nos visitan con agrado.    

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

www.apologista.wordpress.com

www.lavasori.wordpress.com

¿QUÉ HAY DE MALO CON LAS COSTOSÍSIMAS CAMPAÑAS DE EVANGELIZACIÓN? ¿ACASO NO SE NECESITAN MILLONES DE DÓLARES PARA ADELANTAR LA OBRA DEL SEÑOR?

  

¡No amigos, no es la ceremonia de la entrega de los “Oscar” a los mejores predicadores del año que recabaron millones de dólares en sus espectáculos, ya sea en sus mega iglesias o en la TV!…¡es sólo la capillita humilde y sencilla de Charly “Cash” Moon y su Cuco’s clan en Guatepeor!

Primeramente que Dios te bendiga, querido hermano Apologista:

¿Sabes? Sin fe es imposible agradar a Dios. Estos eventos que hace el hermano Carlos cash Luna cuestan dinero. Imagínate transportar en avión toneladas y toneladas de equipo y personas del staff para hacer un evento de excelencia, eso cuesta. Nadie está obligado a ofrendar o a diezmar. Si te obligaron a dar dinero ese día del evento entiendo tus opiniones y las respeto, pero estoy seguro que a nadie obligaron a ofrendar. Voy a decir esto con todo respeto, si cuando viste a los diáconos con las cubetas se te fue la FE, pues creo yo que no ibas con la mirada a Dios, sino a las cosas del mundo. Dios dice en su palabra que “Como creíste te será hecho”, mi pregunta es: ¿Querido hermano le creíste a Dios esa noche?.

Que Dios te bendiga.

Alejandro

Respuesta:

Mira Alejandro, el problema es que los populares evangelistas de la radio y TV, y en especial, los de la prosperidad, recaban millones de dólares libres de impuestos, y de los cuales una buena suma se va a sus bolsillos. Fíjate nomás cómo viven Carlos Cash Money Luna, Benny Hinnon Hinn, Paul “Gay” Crouch, Kenneth “Alto vuelo” Copeland y muchos otros como éstos y te darás cuenta de que ellos están muy lejos de parecerse a nuestro Señor y sus apóstoles. Jesús y sus apóstoles no necesitaron dinero para cumplir con su cometido de extender el evangelio al mundo entero. Al contrario, Jesús ordenó a sus asociados que no llevasen nada para el camino, sino solamente báculo; no alforja, ni pan, ni dinero en la bolsa” (Marcos 6:8). Parece que los evangelistas han sacado de sus Biblias este pasaje, o simplemente lo han pasado por alto como irrelevante e inoperante.

En una ocasión Pedro le dijo a un cojo que descansaba en la puerta del templo, y que esperaba que le dieran limosnas, lo que sigue: “Ni tengo plata ni oro; mas lo que tengo te doy: en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda” (Hechos 3:6). Así que Pedro hacía sus milagros, y extendía el evangelio del Reino,  sin tener ni un cobre en el bolsillo.

Por otro lado, me preguntó si en verdad Jesús y sus discípulos habrían invertido ingentes sumas de dinero para que esa gran multitud que vino desde Jerusalén, e Idumea, y de la otra parte del Jordán, y de los alrededores de Tiro y Sidón, pudiesen congregarse alrededor de él para oírlo predicar y hacer milagros estupendos. Recordemos que él mismo les había ordenado a sus seguidores que no llevasen dinero en la bolsa para su labor evangelizadora (ver Marcos 3:8-11). Sin duda Dios cuidaría de ellos, y tocaría los corazones de buenos hermanos para que les proveyeran de abrigo y alimento durante su travesía en los diferentes lugares a donde fueran (Fil. 4:10-19; Heb 13:2; Rom. 12:13; 2 Cor. 9).

¿Cuánto, en realidad, se necesita para reunir varios miles de personas alrededor de un predicador? Pues todo depende. Si se quiere hacer un mega evento con todo el confort del mundo como en las escandalosas mega iglesias, que contratan orquestas, conjuntos musicales de moda (roqueros, raperos, etc), iluminación con luces a colores, equipos electrónicos de última generación y todo eso, bueno, sin duda que cuesta mucho dinero. Pero Jesús fue más práctico, y como todos sabemos, él congregaba a sus seguidores alrededor de él y de su mensaje en los grandes campos o montes de Israel, al aire libre y lejos, muchas veces, del mundanal ruido. A él no le preocupó si en la reunión con él habría un mega local con asientos confortables y bien acolchados, con un coro celestial en el podio. Y no es porque no hubiera creyentes ricos como lo fue José de Arimatea y muchos otros, y que eventualmente pudieron haber aportado los recursos monetarios suficientes para “facilitar” la tarea de Cristo y sus apóstoles. La idea de Cristo era simplemente que su evangelio fuese predicado gratuitamente, sin el riesgo de que se convirtiese en un espectáculo más o un negocio vulgar como los que hay en el mundo profano de hoy.

Hoy en día, en mi país, hay pastores que reúnen millares de asistentes en locales alquilados, o en parques abiertos, donde sólo colocan sillas y parlantes en lugares estratégicos, reduciendo así los costos al mínimo. En realidad, lo que interesa es la propagación del mensaje de Cristo, y no hacer de la reunión un espectáculo pagano donde hay bailes, canciones y mensajes profanos disfrazados de piedad.  

Además, la cantidad no hace la calidad. Usted podrá congregar a varios miles de asistentes a su alrededor, pero ciertamente eso no le garantizará que todos serán fieles y leales al Señor. De hecho, en las iglesias grandes suele haber menos calor humano, y también menos contacto con los pastores, ya que a éstos se les hace difícil conocer a todos sus ovejas, y mucho menos, alternar directamente con cada una de ellas, salvo previa cita unos tres meses antes. Así que estos líderes parecerán muy distantes y poco accesibles debido a su apretada agenda.

En Guatemala existe una mega iglesia (“Casa de Dios”) liderada por el pastor millonario, Carlos “Cash Money” Luna, y que exhibe todo el confort y lujo soñados. Pero es un hecho de que aquellos creyentes que se reúnen en esa mega iglesia no son mejores que los miembros de otras denominaciones que se congregan en locales mucho más pequeños y mucho menos lujosos y cómodos.

Ahora bien, lo importante y crucial no debe ser el número de asistentes en cada culto, sino el contenido del evangelio que se está predicando en la congregación y la fidelidad que los creyentes deben mostrar al Señor y a su Palabra. El Apóstol Pablo jamás preguntó a alguno de los diáconos o ancianos de cualquiera  de las iglesias que él había fundado si el número de creyentes había aumentado, o si las ofrendas y diezmos eran dados por la membresía con puntualidad. Lo que sí sabemos por sus epístolas es que Pablo siempre manifestó alegría o preocupación al recibir informes sobre la fidelidad o no de los creyentes para con Cristo y su evangelio (Gál. 2:14; 5:7; Efe. 4:15; 1 Tes. 4:1). Así que debemos preguntarnos: ¿cuál es el mensaje central que proclama esta mega iglesia? ¿Enseña este destacado predicador el mismo evangelio que predicaron Jesús y sus seguidores? Sabemos que Cristo y sus apóstoles predicaron un reino o gobierno mundial que traería la justicia y la paz  duraderas para los hombres de buena voluntad. Su mensaje era sobre un mundo futuro de justicia y paz, donde los pobres y desvalidos serían plenamente dichosos y prosperados. ¿Pero enseñan este mensaje la mayoría de pastores de hoy, y en especial, los de las prosperidad, en las mega iglesias?

Y para terminar, los predicadores en general, y en especial aquellos del evangelio de la prosperidad, sólo se dedican a pedir dinero y más dinero para la obra que llevaban a cabo.  Ellos invitan a la gente a “sembrar” o a “pactar”, así como también a ofrendar y a diezmar fielmente y puntualmente. Ah, y los diezmos se vuelven obligatorios, porque de no cumplirse con este “mandato divino” te acusarán de estar robándole al mismo Señor del cielo y de la tierra, y en consecuencia tendrás que enfrentar su severo juicio en el día de las cuentas. De esta astuta manera te manipulan y te hacen sentir culpable toda vez que incumples con este mandamiento “sacrosanto”.

En realidad, poco le interesan al Señor las grandezas de nuestras obras si éstas no van acompañadas de una verdadera piedad. Uno puede construirle al Señor grandes y majestuosos templos, pero si no andamos en conformidad con sus preceptos, esos templos terminarán socavados y derrumbados. Ya vemos lo que le ocurrió a Israel y a sus templos, cuando la nación se desvió de la santidad y corrompió su corazón para ir en pos de lo profano e impío.

Ingº Mario A Olcese (Apologista)

 

¿NECESITAN DE VERDAD EL REINO MILENARIO DE JUSTICIA Y BIENESTAR LOS TELEEVANGELISTAS DE LA PROSPERIDAD?

 

La casa del predicador evangélico T.D. Jakes que pasa cerca de un lago, está bordeado de una fila de cedros elegantes y rodeado por una alta puerta de hierro, la casa de ladrillo rosada de 2.6 millones de dólares con columnas de crema estriadas y un garaje de cuatro coches es imponente hasta en esta rica vecindad. Al lado está la antigua enorme casa del magnate del aceite H.L. Hunt, una vez conocido como el hombre más rico en el mundo. La casa de Hunt ha estado sometiéndose a reparaciones, y su césped se ha marchitado a beige. Estos días ésta casi palidece en comparación con su vecino.

 

¿Necesitan T.D. Jakes y sus colegas el reino de la justicia y la prosperidad?

 

Cuando nos podemos a meditar en la vida pomposa de tantos predicadores famosos que han hecho sus riquezas en base al sudor de sus seguidores, me pregunto: ¿Necesitan estos sujetos el reino de Cristo que promete el fin de la pobreza, del hambre, del desamparo, y de las injusticias en general? ¿Realmente anhelan estos hombres tener un huerto para comer y una casita propia para vivir, rodeados de paz y seguridad?¿Necesitan ellos que sus penas y sus sufrimientos terminen en el reino venidero?¿Necesitan ellos vehementemente ver un paraíso restaurado en la tierra cuando ellos ya están viviendo en su propio reino y en su propio paraíso terrenal, sin carencias, sin pobreza, y sin angustias? ¡Estoy seguro que no mucho!

 

En una ocasión Jesús dijo que difícilmente entrará un rico en el reino de Dios, pues los ricos ya viven en su mundo ideal, sin anhelar nada porque todo lo tienen y no quieren abandonar su estilo de vida pomposo y cómodo. Y en tiempos de Pablo hubo cristianos que seguramente eran muy ricos y prósperos que se sentían reyes en este mundo. En 1 Cor. 4:8 Pablo les dijo irónicamente a estos “creyentes prosperados” de Corinto, lo siguiente: “Ya estáis saciados, ya estáis ricos, sin nosotros reináis. ¡Y ojalá reinaseis, para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros! . Sí, estos creyentes eran ricos, como lo son ahora Benny “Hinnon” Hinn, Carlos “Cash Money” Luna, “Kenneth “Alto vuelo” Copeland, Cindy “risitas” Jacobs, Paul “croach” Crouch, Oral “peluca” Roberts, Joyce Meyers, Rodney Howard-Browne, y decenas más.

 

Así que hubo en el primer siglo creyentes muy prósperos que prácticamente vivían en su propio reino, y se sentían lo máximo, genuinos reyes sobre la tierra. Estos habían olvidado que el reino verdadero no es de este mundo, y que las riquezas presentes son engañosas y pasajeras. De modo que nos entristece comprobar que ese espíritu impío de aquellos prósperos cristianos de Corinto se vea reflejado en los modernos predicadores del evangelio de la prosperidad y la riqueza del siglo XXI, que viven a todo dar, en mansiones reales, autos lujosísimos, aviones supersónicos, mayordomos, amas de llaves, guardaespaldas, y perros guardianes, pretendiendo establecer un reinado presente o un reino ahora para todos a través de los esfuerzos humanos.

 

No es de sorprender que estos predicadores “americorintianos” jamás prediquen la promesa de un mundo mejor en la era venidera, la era del reino de Cristo, porque eso les perjudica a ellos y en sus tácticas para recabar dinero de sus “sembradores”, a quienes les aseguran una riqueza automática y en abundancia para esta vida si son fieles en sus pactos y siembras (¡de dinero, claro!).

 

Realmente es triste cómo millones de falsos conversos creen ciegamente en las patrañas de estos “americorintianos”, que como en los tiempos de Pablo, se sienten ya reyes, y que Dios los está bendiciendo a manos llenas por su fidelidad a Él. El apóstol Pablo irónicamente hace burla de ellos diciéndoles: ¡Y ojalá reinaseis (cosa que lo dudaba!), para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros!

 

El reino de Dios jamás será el tema central de los evangelistas de la prosperidad porque como dije, contradice las enseñanzas bíblicas y apostólicas y perjudica sus tácticas para recabar dinero a borbotones.

 

El Reino de Dios no es una oferta dirigida primeramente a los ricos, sino a los pobres de este mundo, para aquellos que tienen hambre y sed de justicia, para aquellos que son realmente pobres en espíritu, y los que lloran (aspectos éstos que carecen los evangelistas sátrapas de la prosperidad). El día que usted deje de sentir lo que Jesús mencionó en sus bienaventuranzas, entonces usted ya no necesitará el reino de Cristo. Pero recuerde lo que escribió Santiago: “Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?” (2:5). Así que si usted se propone ser rico siguiendo los consejos de aquellos evangelistas de la prosperidad, entonces usted  correrá el riesgo de perder el reino venidero de justicia, paz y prosperidad verdaderamente eternas. 

 

crouchmans.jpg

La humilde Mansión del teleevangelista de la prosperidad Paul “croach” Crouch

 

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

EL REINADO (GOBIERNO) DE LA JUSTICIA

“He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio” (Isa. 32:1)

 

Pasajes que nos hablan de la justicia del reinado del Mesías en la tierra

“Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán término, sobre el trono de David, y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto” (Isa. 9:6,7).

“Sino que juzgará con justicia á los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra: y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío. Y será la justicia cinto de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de sus riñones.” (Isaías 11:4,5).

“Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de justicia, reposo y seguridad para siempre” (Isaías 32:17).

“He aquí que vienen los días, dice Jehová, y despertaré á David renuevo justo, y reinará Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra” (Jeremías 23:5).

“En sus días será salvo Judá, é Israel habitará confiado: y este será su nombre que le llamarán: JEHOVA, JUSTICIA NUESTRA” (Jeremías 23:6).

“En aquellos días y en aquel tiempo haré producir á David Pimpollo de justicia, y hará juicio y justicia en la tierra” (Jeremías 33:15).

“En aquellos días Judá será salvo, y Jerusalén habitará seguramente, y esto es lo que la llamarán: Jehová, justicia nuestra” (Jeremías 33:16).

“Tu trono, oh Dios, eterno y para siempre: Vara de justicia la vara de tu reino” (Salmo 45:6).

“Conforme á tu nombre, oh Dios, Así es tu loor hasta los fines de la tierra: De justicia está llena tu diestra” (Salmo 48:10).

“La justicia irá delante de él; Y sus pasos pondrá en camino (Salmo 85:13).

“Justicia y juicio son el asiento de tu trono: Misericordia y verdad van delante de tu rostro” (Salmo 89:14).

Las Riquezas en el Reino de la justicia

“Y vosotros seréis llamados sacerdotes de Jehová, ministros del Dios nuestro seréis dichos: comeréis las riquezas de las gentes, y con su gloria seréis sublimes” (Isaías 61:6).

“Y Judá también peleará en Jerusalén. Y serán reunidas las riquezas de todas las gentes de alrededor: oro, y plata, y ropas de vestir, en grande abundancia” (Zacarías 14:14).

“Que decían en alta voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder y riquezas y sabiduría, y fortaleza y honra y gloria y alabanza” (Apocalipsis 5:12).

Abundancia de paz en el reinado de la justicia

“Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán término, sobre el trono de David, y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto” (Isaías 9:6,7).

“La gloria de aquesta casa postrera será mayor que la de la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos” (Hageo 2:9).

“Y seráme á mí por nombre de gozo, de alabanza y de gloria, entre todas las gentes de la tierra, que habrán oído todo el bien que yo les hago; y temerán y temblarán de todo el bien y de toda la paz que yo les haré” (Jeremías 33.9).

“He aquí que yo le hago subir sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad” (Jeremías 33:6).

………………………

EL GRAN NEGOCIO DE LAS MEGA IGLESIAS EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

¡Provecho, Pastores!

 

Según un artículo 2003 en Forbes Magazine las grandes iglesias son grandes negocios. Los investigadores encontraron que en 2003 había 740 súper iglesias cada una teniendo un promedio de 6,876 participantes. Los ingresos netos medios de cada una eran de 4.8 millones de dólares en el momento del estudio. El artículo de Forbes declara, “el acercamiento empresarial ha contribuido al crecimiento explosivo de las súper iglesias“.

 

¿Es el espíritu empresarial o el Espíritu Santo que atrae a los convertidos a esta nueva religión? Unos solían decir que el amor del dinero es la raíz de todo el mal y el hombre rico (como el camello) estará para siempre fuera del reino. ¡La transformación de la iglesia del milenio es todo sobre el capitalismo cristiano, aquel que el libre mercado ha puesto en libertad será libre en efecto!

 

Unos podrían pensar que poniendo sus últimos cientos de dólares en la canasta que pasan en las iglesias como “el dinero de fe de semilla” se parece mucho al juego de azar o a la compra de un boleto de lotería para hacerse rico rápidamente.

 

Por todo esto jamás sería yo un evangélico…¡es una porquería de religión!…¡Y no se escandalicen como viejas cucufatas,eh!

 

www.elevangeliodelreino.org

 

LA EVANGELISTA JUANITA “LADY DI” BYNUM Y SU VIDA DE PRINCESA

 

 

La boda de un millón de dólares de la Dra. Juanita Bynum, autor y evangelista bien conocida y autora del Best Seller “Asuntos del Corazón”,  con el Obispo Thomas W. Weeks III presentó un cortejo nupcial de 80, todos amigos y toda la familia, 1,000 invitados, una orquesta de 12 piezas, y un anillo de diamantes de 7.76 kilates. El costo del matrimonio fue de más de un millón de dólares,” dijo la prometida, y las flores incluidas fueron traídas de desde todas partes del mundo. “mi vestido– dijo ella— requirió nueve meses para hacerlo. Todos los cristales (Swarovski) en el traje de noche estaban cosidos a mano. El casco protector de la cabeza fue de plata esterlina, diseñado a mano. (www.marriage-planner.com).

En ese día moderadamente frío, nublado y primaveral, aproximadamente 900 invitados – incluyendo a los parientes, amigos cercanos y un quórum de celebridades cristianas – pasaron a través de las puertas giratorias del grandioso salón de baile del hotel. Lo que les esperó en el otro lado se parecía a París en abril: fuentes gorjeando, una orquesta de 10 personas, un montón de luz de velas suave, y el aroma de rosas, lirios de agua y cymbidium.

En el medio de esta tierra de fantasía, la prometida apareció – trayendo puesto un traje raso de noche coloreado en platino diseñado por Tony Coralle y Peter Abony. El corpiño, estaba cubierto en cristales Swarovski, florecido en una falda llena con bordadura floral recortado en aun más cristales.

Como jovencita, soñé con tener una boda bella” dijo Bynum a Carisma. Ella obtuvo su deseo, sin duda.

“La profetisa Bynum se veía como una princesa del siglo XXI preparada para una coronación real,” dijo Joyce Rodgers, un evangelista de la iglesia de Dios en Cristo, quien viajó de Tejas para asistir a la boda. Otros invitados incluyeron al televangelista de Tejas John Hagee, quien asistió a la ceremonia con ocho miembros de la TBN.

El cortejo nupcial fue enorme, con más de 80 hombres, mujeres y niños participando. Las madrinas de boda de Bynum iluminaron el himno procesional trayendo puestas brillando tenuemente paños guardapolvos rosados con botones del diamante falso. Bynum y sus costureras crearon los conjuntos de dos piezas especialmente para la ocasión.

“La boda de Juanita fue adecuada para una reina,” dijo un invitado de Chicago dijo. {Ella Pone las Cuentas Claras Por Vanessa Lowe Robinson. La Revista de Carisma }

 

Comentario:

 

Parece que doña Juanita se olvidó lo que dice Pedro en 1 Pedro 3:3-5: “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos,4 sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios. 5 Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus marido”

 

También parece que se olvidó lo que dice Pablo en 1 Timoteo 2:9,10: Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad”

 

Y finalmente Pablo también dijo: “Porque nuestra gloria es esta: el testimonio de nuestra conciencia, que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros” (2 Cor. 1:12).