LOS REPUBLICANOS BUSCAN PRIVAR A LOS HISPANOS DE COBERTURA MÉDICA GRATUITA

Los republicanos de la Cámara de Representantes de Estados Unidos votaron hoy a favor de la propuesta para rechazar la reforma sanitaria del presidente Barack Obama aprobada en marzo de 2010, ya que la tachan de muy costosa.
Leer mas: http://actualidad.rt.com/actualidad/ee_uu/issue_19524.html
http://actualidad.rt.com/mas/envivo

CIFRA SIN PRECEDENTES DE ESTADOUNIDENSES POR DEBAJO DE LA LÍNEA DE POBREZA Y SIN SEGURO DE SALUD

 

Amor, tú me dijiste que tenías tu mansión en NY para nuestros hijos…sí, claro, pero acá tienes la ventaja de que no pagas “billes”, y respiras aire puro…Ah, eso sí…¡un gran beneficio, sin duda!

Nuevas cifras demuestran que la cantidad de estadounidenses que viven en la pobreza y sin seguro de salud alcanzó los niveles más altos de que se tenga registro. Según la Oficina de Censos, en 2009, 43,6 millones de personas (aproximadamente una de cada siete) vivieron bajo el nivel de pobreza de 22.000 dólares para una familia de cuatro. Se trata del número más alto desde que la Oficina empezó a llevar registros hace 51 años, y representa un aumento de cuatro millones de personas con respecto a 2008. Los números llevaron la tasa nacional de pobreza al 14,3, el nivel más alto de los últimos quince años. Más de uno de cada cinco niños (uno de cada tres niños afrodescencientes) vivieron en la pobreza.

El número de estadounidenses sin seguro de salud, mientras tanto, trepó por primera vez desde que se lleva registro, de 46,3 millones de personas en 2008 a 50,7 millones el año pasado. La proporción de estadounidenses con cobertura de salud laboral es la más baja en veinte años, y se ubica en casi un 56.

CADA 12 MINUTOS ALGUIEN MUERE EN ESTADOS HUNDIDOS POR NO TENER SEGURO MÉDICO

dolar3Por año son 45.000 las personas muertas por falta de acceso al sistema de salud.

Unos 44.789 estadounidenses mueren cada año por no tener seguro médico, reveló un estudio divulgado ayer por la revista American Journal Public Health. La cifra se traduce en un alarmante día a día: cada 12 minutos alguien muere por no tener cobertura de salud.

La cantidad de muertes es superior al número de estadounidenses que mueren tras sufrir una enfermedad hepática, según la investigación que añade que los que carecen de seguro médico tienen un 40% más de posibilidades de morir, que quienes sí cuentan con ese seguro.

Los resultados del estudio fueron dados a conocer en momentos en que el presidente Barack Obama ha intensificado una campaña para reformar el sistema de salud de EE.UU. Una iniciativa que despertó la furia ideológica de los republicanos y las reacciones mezcladas de la multimillonaria industria de la medicina.

Obama está tratando de aprovechar su fuerte popularidad personal -si no la de su gestión, ya bastante erosionada después de ocho meses en la Casa Blanca- para lograr lo que no pudo Hillary Clinton durante el mandato de su esposo, Bill Clinton, a mediados de los años ’90.

Al igual que entonces, en el centro del asunto se encuentran las claves económicas del seguro: hospitales, los médicos de mayor experiencia, las farmacéuticas, facturan miles de millones de dólares al año gracias a infinitas consultas, intervenciones, cirugías y prescripciones de medicamentos.

Del otro lado están los estadounidenses de clase media, quienes se encuentran siempre al filo de la bancarrota si tienen la mala suerte de toparse con la combinación de una grave enfermedad y un empresa aseguradora buscando la forma de anular el contrato que los debe proteger en esos casos. Si una persona sin seguro debe afrontar una grave enfermedad, su futuro estará marcado por facturas de los proveedores médicos por miles, decenas de miles o hasta cientos de miles de dólares. Se calcula que casi 50 millones de estadounidenses viven sin cobertura de salud. Y la actual crisis económica está provocando que miles por semana pierdan sus puestos de trabajo y, en consecuencia, el seguro médico que pagan muchos empleadores.

“El no tener seguro está vinculado al riesgo de muerte y este es un riesgo elevado”, señaló Andrew Wilper, autor del estudio y profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Seattle. La investigación utilizó datos relativos a personas de entre 17 y 64 años extraídos del Tercer Informe Nacional de Salud y Nutrición preparado entre 1988 y 1994.

“Nosotros los médicos tenemos muchas nuevas maneras de prevenir muertes por hipertensión, diabetes y problemas cardíacos, pero solamente si los pacientes se acercan a nuestras oficinas y tienen cómo pagar los medicamentos”, señaló Wilper.

Según fuentes médicas, los resultados de la investigación son similares a un estudio realizado en 1993 por el Instituto de Medicina que señaló que el riesgo de muerte es superior en un 25% para quienes no tienen seguro, en comparación con los que sí cuentan con él. Sin embargo, según el sitio de internet Health Day News, no todos están de acuerdo con los resultados de la investigación encabezada por Wilper.

El Centro Nacional para Análisis de Política, que se opone a la reforma del sistema de salud, manifestó que el estudio tiene muchos puntos débiles. “Las conclusiones de esta investigación se basan en una metodología errada y el riesgo de muerte se exagera de manera considerable”, dijo su presidente John Goodman.

“Las personas fueron entrevistadas una sola vez y el estudio trata de vincular su situación respecto al seguro en aquel momento a su mortalidad una década después y no se sabe si al morir contaba con seguro”, explicó. Pero, por otra parte, Lucien Wulsin, director del Proyecto Asegurar a los no Asegurados, señaló que aunque el estudio no examina la causa de muerte parece corroborar algo que se sabía acerca de la falta de acceso a los servicios médicos.

ESPOSO TESTIGO DE JEHOVÁ ASESINA A SU ESPOSA, TAMBIÉN DE LA MISMA DENOMINACIÓN, POR UN MILLÓN DE DÓLARES DEL SEGURO  

 

 

Los Acusadores de MURRIETA dicen que un hombre de Murrieta asesinó a su esposa por 1 millón de dólares del seguro.

 

Kelle Lee Jarka, 39, está entre rejas después de ser detenido el jueves, según la policía y los acusadores.

 

Él está acusado de matar a Isabelle Jarka, 40, el 28 de abril en el dormitorio de la casa de la pareja en el bloque 39000 de la calle Tamarisk., dijo el Teniente de policía de Murrieta Dennis Vrooman.

 

Ella había sufrido un trauma en la cabeza, dijo Vrooman.

 

Semanas antes de la muerte de su esposa, Jarka había sacado pólizas de seguros de vida para ella sumando más de 1 millón de dólares, y los investigadores creen que él arregló la escena del delito para hacerlo parecer a un robo.

 

Después de una investigación de casi un mes, Jarka fue detenido el jueves por detectives cuando él se sentó en el Tribunal de Familia, que espera una audiencia de custodia para recuperar a sus niños, dijo Vrooman.

 

Los niños – una muchacha de 12 años y un muchacho de 7 meses – habían estado quedándose con parientes, dijo él.

 

Jarka será acusado de asesinato por ganancia financiera.

 

De ser condenado él podría ser condenado a muerte o vida en prisión, dijo Ryan Hightower de la Oficina del Fiscal del Distrito.

 

Los acusadores dicen que Jarka asesinó a su esposa y luego organizó la escena de delito para parecer un robo. El día en que Isabelle Jarka murió, su marido dijo a la policía que él había salido temprano en aquella mañana para comprar algunas cosas y cuando él volvió encontró la puerta lateral al garaje forzada y abierta y su esposa arriba muerta.

 

La llamada inicial de Jarka al despacho de emergencia era reportar un robo, y él esperó 26 segundos antes de revelar que su esposa pudo haber sido asesinada, dijo Vrooman.

 

Durante la investigación de la policía, Jarka dijo a los oficiales que él había ido para recoger la fórmula del bebé, aunque había mucha fórmula para el bebé en la casa, y sus otras declaraciones eran inconsecuentes con las pruebas recolectadas en la escena, dijo Vrooman.

 

Los hijos de la pareja habían pasado la noche antes en la casa de sus abuelos al otro lado de la calle.

 

Los Jarkas pertenecían a la congregación de los Testigos de Jehová, y los vecinos dijeron que ellos más o menos se limitaban a ellos mismos, excepto cuando Isabelle se unía a otros en su congregación para tocar las puertas de su vecindad.