«EL QUE ENCUBRE SUS PECADOS NO PROSPERARÁ: MAS EL QUE CONFIESA Y SE APARTA ALCANZARÁ MISERICORDIA.» DICE EL SEÑOR EN PROVERBIOS 28:13

Dios aquí nos Revela la Clave de Éxito humano, y la Clave de la Desgracia humana. En otras palabras, nos enseña la raíz de toda bendición, y la raíz de toda maldición: “El que encubre sus pecados no prosperará…”. Y es en ese Esconder o Encubrir el pecado que ha estado basada la desgracia humana.

A todos por naturaleza nos gusta escuchar todo lo bueno, todo lo que trate de bendición, dicha y prosperidad; pero huimos cuando se nos quiere hablar de maldición, desgracia y pobreza. Dios aquí nos da el balance correcto: Bendición y Dicha para lo que Actúan como Él Manda; y Maldición y Desgracia para los que No le Obedecen.

En Primer Lugar Dios nos Enseña que la Raíz de toda Maldición y Desgracia humana es: Encubrir el Pecado:    «“El que encubre sus pecados no prosperará…”»

Desde que el ser humano, en sus inicios, se apartó de Dios en el huerto de Edén, Desobedeciendo su Mandamiento, la primera actitud que éste tomó fue tratar de Ocultar o Encubrir su Pecado, por eso dice en Génesis cap. 3 verso 8: “8 Y oyeron la voz del Señor Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia del Señor Dios entre los árboles del huerto.

Y es en ese Esconder o Encubrir el pecado que ha estado basada la desgracia humana: Todo lo que Dios le ha traído como juicio a la raza humana a emanado de ahí; Escuchemos a Dios en su Santísima Palabra; ésta la razón por la que Dios, el Todopoderoso, envío un Diluvio de aguas que destruyó casi toda la raza humana, conjuntamente con los animales: “5 Y vio el Señor que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. 6 Y se arrepintió el Señor de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. 7 Y dijo el Señor: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho. 17 Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá.” dice el Señor en Génesis Cáp. 5 versos 5 al 7 y 17. Esta gran desgracia, la mayor que le ha sobrevenido a la humanidad desde su creación, Dios la envío por estos Encubrir sus pecados. Toda decisión que emanaba de ellos era para Transgredir los Mandatos de Dios, y en ese contexto, Pecar contra Dios.

Pero lo mismo ocurrió cuando los ciudadanos de las ciudades de Sodoma y Gomorra decidieron cada uno andar por sus perversos y pecaminosos caminos, por ende, Encubrir y Ocultar sus pecados, Dios también les aplicó un juicio terrible, pues Él ha dicho que el ser humano que Encubre sus pecados, no prosperará, es decir, no le irá bien, aunque sus aparentes éxitos externos les engañen; Escuchemos lo que le hizo Dios ha estas ciudades: ”20 Entonces el Señor le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo. 24 Entonces el Señor  hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de el Señor  desde los cielos; 25 y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra.” Génesis Cap. 18 verso 20 y Cáp. 19 versos 24 y 25.

Todo aquel que persiste Tercamente, en pecar contra Dios, en hacer lo malo y desagradable ante su presencia, Dios le envía juicios terribles a su vida: “6 Sobre los malos hará llover calamidades; Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos.”Salmos 11 verso 6.

Y si estos juicios no lo hacen reflexionar e ir humillado delante de Dios a pedir Misericordia y Perdón por todos sus pecados,  entonces, Dios agrava su juicio: “3 Vuelves al hombre hasta ser quebrantado, Y dices: Convertíos, hijos de los hombres.” Salmos 90 verso 3; y si todavía no se Arrepiente de sus pecados, pues termina quitándole la vida, y expulsando su alma a Infierno Eterno o Lago de Fuego y Azufre. “11 Dios es juez justo, Y Dios está airado contra el impío todos los días. 12 Si no se arrepiente, él afilará su espada; Armado tiene ya su arco, y lo ha preparado. 13 Asimismo ha preparado armas de muerte, Y ha labrado saetas ardientes.” Salmos 7 versos 11 al 13.

Por tanto, la mejor actitud que Debe tomar un ser humano, ante la triste y terrible realidad de que es Pecador delante de Dios, es decir, un Transgresor y Violador de sus Mandatos; La mejor actitud es: No Encubrir sus Pecados; No tratar de Ocultarlos, sino mas bien, Arrepentirse y Avergonzarse de ellos.

Pero, En Segundo Lugar Dios nos Enseña también, la Raíz de toda BendiciónArrepentirse de Todos los Pecados:    “Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

Aquellos seres humanos que luego de conocer su Terrible situación delante del Santísimo, Purísimo y Justísimo Dios, le Obedecen: Arrepintiéndose de Todos sus Pecados, y Refugiándose en Jesucristo como su única esperanza de Alcanzar la Misericordia de Dios, entonces, y solo entonces, de manera sorprendente y espectacular, La Alcanzan.

Cuando, por su condición de Pecadores o Transgresores de los Mandatos de Dios, Todo Indicaba que Iban a ser seguros objetivos de la Ira y del Juicio del Todopoderoso, del que hace temblar los cielos con sus truenos los cielos y la tierra con sus terremotos, de manera Contundente, esa Ira y ese Juicio se aparta de ellos.” 1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. 10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.” Dice el Señor en Romanos Cap. 5 versos 1, 2 y 10.

¡Gloria sean dadas por siempre a Ti, oh Misericordioso Dios! “34 Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? 35 ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? 36 Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén. “dice  el Señor en Romanos Cap. 11 versos 34 al 36.
Dios, el Justísimo, Purísimo y Misericordioso, Establece que el Arrepentimiento que Él Manda, Acepta, y que tiene como válido, es uno que Incluya estos dos aspectos:

El Primer Aspecto es: Confesión de Pecados: “…Mas el que los confiesa…”.

Todo verdadero Arrepentimiento debe Incluir una Confesión a Dios de los Pecados o Transgresiones a sus Mandatos cometidos por el que está clamando a Dios Misericordia. Debe sentir tristeza por haber Ofendido a un Dios tan Bueno, tan Santo, tan Justo y tan Puro: “10 Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.” dice el Señor en 2da. a los Corintios Cap. 7 verso 10.

Al mismo tiempo, la persona que Confiesa sus Pecados a Dios, Debe sentir vergüenza por haber Ofendido a su Buen Creador, Sustentador y Juez: “19 Porque después que me aparté tuve arrepentimiento, y después que reconocí mi falta, herí mi muslo; me avergoncé y me confundí, porque llevé la afrenta de mi juventud.” dice en Señor en Jeremías Cap. 31 verso 18.

Y sentir estas cosas está tan ligadas en un nudo inseparable al Verdadero Arrepentimiento, que cuando nuestro Bendito y Glorioso Señor Jesucristo, nos cuenta la parábola de un fariseo o religioso, y de un publicano o cobrador de impuestos, nos dice, hablándonos acerca de este último: “13 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. 14 Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.” dice el Señor en Lucas Cap. 18 versos 13 y 14. Su sentimiento de Vergüenza, de Tristeza y de Culpa eran tan Reales, que él, de manera espontánea, “no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho”; en otras palabras, sus expresiones externas eran Evidencias, de que lo estaba pasando en su Interior, en ese momento, en el que éste confesaba sus pecados. ¿Ha sido ésta tu experiencia en tu Confesión de Pecados? ¿Te has Arrepentidos de tus pecados de esta forma? ¿Has sentido Vergüenza, Tristeza y Culpa por tu Vida de Pecados delante los ojos Purísimo de un Dios Santísimo?

El Señor dice: “5 Examínense a ustedes mismos si están en la fe; pruébense a ustedes mismos. ¿O no se conocen a ustedes mismos, que Jesucristo está en ustedes, a menos que estén reprobados?” 2da. a los Corintios Cap. 13 verso 5. Es decir, si alguien profesa ser Discípulo o Discípula de Jesucristo, y No ha pasado esto en ella, está Reprobada, dice el Señor; No irá al Reino de los cielos que dicen sus labios, pues sus pecados la hunden en el Infierno Eterno.

Este Arrepentimiento que Asegura Alcanzar la Misericordia de Dios, tiene un Segundo Aspecto, el cual es: Abandono de la Practica de esos Pecados Confesados: “…y se aparta…”.
 No sólo Dios Requiere y Exige que el ser humano pecador, Confiese sus pecados, sino que también, acompañada a esta confesión, se Aparte y Abandone los caminos pecaminosos y ofensivos a Dios, por donde éste anda. “7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase al Señor, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.” dice en el Señor en Isaías Cap. 55 verso 7.

En otras palabras, ya su manera de Pensar No Debe dirigir la vida de esta persona, sino mas bien, la manera de Pensar de Dios, a través de su Santísima Palabra; ya éste No Debe Comportarse como mejor le parezca o convenga, sino, como Dios se lo Manda en su Palabra: “1 Si, pues, han resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Pongan la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3 Porque han muerto, y su vida está escondida con Cristo en Dios.6 Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, anden en Él.” dice el Señor en Colosenses Cap. 3 verso 1 al 3, y Cap. 2 verso 6.

Aquel, que dice que es Cristiano o Cristiana, Discípulo o Discípula de Jesucristo, y No ha Confesados sus Pecados con Vergüenza, Tristeza y Culpa delante de Dios únicamente, y no a ningún otro ser humano; y al mismo tiempo, No se Apartado y Abandonado su Comportamiento Pecaminoso, dice el Señor, que es un Mentiroso o una Mentirosa y que Carece de toda Verdad: “4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; 5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. 6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.” dice el 1ra. de Juan Cap. 2 verso 4 al 6.

Pero también el Señor le dice que es un Lobo o Loba, vestido de Oveja, Simulando por fuera, lo que No es por dentro: “15 Guárdense de los falsos profetas, que vienen a ustedes con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?” dice el Señor en Mateo cap. 7 verso 15 y 16.

Pero todavía nos dice mas de este tipo de personas, Simuladoras e Hipócritas, Piedras de Tropiezo en Camino hacia el Cielo: “1 Dijo Jesús a sus discípulos: Imposible es que no vengan tropiezos; mas ¡ay de aquel por quien vienen! 2 Mejor le fuera que se le atase al cuello una piedra de molino y se le arrojase al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeñitos.” dice el Señor en Lucas cap. 17 versos 1 y 2.

Y el Señor termina Sentenciándoles a este tipo de Personas, que dicen con su boca ser de Jesucristo, pero con su Conducta manifiestan todo lo contrario: “16 Pero al malo dijo Dios: ¿Qué tienes tú que hablar de mis leyes, Y que tomar mi pacto en tu boca? 17 Pues tú aborreces la corrección, Y echas a tu espalda mis palabras. 21 Estas cosas hiciste, y yo he callado; Pensabas que de cierto sería yo como tú; Pero te reprenderé, y las pondré delante de tus ojos. ” Dice el Señor en Salmos 50 versos 16, 17 y 21.

Por tanto, la mejor Actitud que tu puedes tener, como ya lo hice yo, es: ¡Confesarle Todos tus pecados a Dios, y Abandonar la práctica de ellos, y Él tendrá misericordia de ti! No importa dónde te encuentres, o que situación estés pasando ¡Ven Humíllate ante el Verdadero Dios, el Dios de la Santísima Biblia, y de Seguro, que Alcanzará Su Misericordia! ¡Que esté día No se vaya sin que te hayas presentado ante Él, para Confesar tus Pecados y Apártate de la Práctica de los mismos! ¡Amén!

Por Miguel Angel Braga

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s