¿GUARDÓ EL APÓSTOL PABLO LAS LEYES QUE SE ENCUENTRAN EN LA TORÁ? SI ES ASÍ, ¿POR QUÉ LA GENTE DICE QUE NO ESTÁN VIGENTES HOY?

Hermano (a): ¿Guardó el apóstol Pablo las leyes que se encuentran en la Torá? Si es así, ¿por qué la gente las rechaza hoy?

________________________________________

“Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número.Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley;a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley. Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos. Y esto hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de él” (1 Corintios 9: 19-23).

Pablo utiliza todos los medios a su alcance para aumentar su oportunidad de enseñar el mensaje del evangelio. Con el fin de enseñar a los Judíos, él vivió de acuerdo con las enseñanzas y costumbres judías; no porque él estaba obligado a seguir estas leyes, sino únicamente para darse la oportunidad de enseñar a las personas judías. ¿Qué Judío que se precie de serlo  escucharía a otro hombre si aquel creyese que ese otro hombre no era religioso? Sin embargo, cuando Pablo vivió entre los gentiles, él siguió las costumbres gentiles en la medida que pudo, sin violar las leyes de Cristo, únicamente para que los gentiles a quienes él se esfuerza por llegar lo encuentren  aceptable y así escuchen el mensaje que les traía.

Así que, ¿siguió Pablo las leyes que se encuentran en los primeros cinco libros del Antiguo Testamento (la Torá como los Judíos ahora las llaman)? La respuesta es que sí lo hizo, cuando lo encontró conveniente hacerlo. Él no lo hizo porque era requerido guardarla, sino porque muchas de las leyes podrían ser seguidas sin violar las leyes de Cristo. Pero, al mismo tiempo, Pablo enseñó firmemente que esas leyes no eran vinculantes u obligatorias para los cristianos.

Por ejemplo, la Torá registra una ley que requiere la circuncisión. Antes de que Pablo trajera a Timoteo entre los Judíos, tuvo que circuncidarlo”. Pablo quiso que éste fuese con él y él lo tomó y le circuncidó por causa de los Judíos que estaban en esa región, porque todos sabían que su padre era griego” (Hechos 16:3). Pablo no lo hizo así porque supuestamente Dios lo requiere así bajo la ley de Cristo. Él simplemente lo hizo para que Timoteo se encontrase aceptable entre los Judios en la región que estaría predicando. Como Pablo argumenta más adelante, “La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es, sino el guardar los mandamientos de Dios es lo que importa” (I Corintios 7:19). Debido al cambio en las leyes, la ley de la circuncisión, que era un requisito absoluto, se convirtió en algo sin importancia. Ya que no importaba si una persona era circuncidada o no, Pablo encontró conveniente tener a Timoteo circuncidado para que Timoteo fuese aceptado en la comunidad judía. Sin embargo, Pablo se negó rotundamente a tener a Tito circuncidado. “Sin embargo, ni siquiera Tito, que estaba conmigo, siendo griego, fue obligado a circuncidarse” (Gálatas 2:3). De hecho, Pablo se enfrentó a los que enseñaban que tal cosa era necesaria”, a los que no nos rendimos en sumisión, ni aún por una hora, para que la verdad del evangelio permaneciese con vosotros” (Gálatas 2: 5).

Más tarde, Pablo dijo esto acerca de la circuncisión: Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.He aquí, yo Pablo os digo que si os circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo.Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley.De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído”(Gálatas 5:1-4). Tal enseñanza es contraria a las enseñanzas de la Ley de Moisés. Si Pablo vivía por esa ley, él la habría violado por su enseñanza de que la circuncisión era innecesaria.

Por lo tanto, Pablo guardó las leyes de la Torá cuando era conveniente y cuando se ajustaba a su propósito, pero no siguió a dicha la ley de Moisés (Torá) como un mandato ineludible, debido a que la ley ya había llegado a su fin. “Por tanto, hermanos míos, también han muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro – a aquel que resucitó de entre los muertos, de que llevemos fruto para Dios” (Romanos 7: 4).¿A qué ley se estaba refiriendo Pablo? Sólo unos pocos versículos después, Pablo ilustra la ley que tenía en mente. “¿Qué diremos entonces? ¿Es pecado la ley? Por supuesto que no! Al contrario, yo no habría conocido el pecado excepto por la ley. Porque tampoco conociera la codicia, si la ley no hubiera dicho:” No codiciarás “” (Romanos 7: 7). Pablo cita el último de los Diez Mandamientos. Fue esta ley que había llegado a su fin con el fin de que pudiese ser reemplazada por una ley más grande – la ley de Cristo.

 

Anuncios

Acerca de apologista

Soy un cristiano nacido de nuevo, peruano, gemelo, tengo 56 años, y soltero. Soy de profesión Ingeniero, y tengo un diploma en teología del seminario Baxter (C.A). En mis tiempos libres escribo artículos cristianos para mi sitio web y blog. MI interés es que más personas conozcan al Señor Jesucristo y su mensaje salvador del reino.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s