¿’ZOE AIONIOS’ DEBE TRADUCIRSE VIDA ETERNA?

Un estudio para los que aún no entienden lo que significa “vida eterna”

El uso de la palabra aioniosgreek aionion

“Pertenecer a la edad futura del Reino”

El término aionios en la LXX (versión griega del Antiguo Testamento) se produce más de 160 veces. Uno de estos textos es de interés primordial para nosotros: Daniel 12:2, donde aionios describe la vida de resurrección de aquellos que, después de la tribulación, emergen de su sueño de la muerte en el polvo de la tierra. Aquí aionios lo modifica zoe (“zoh-ee,” vida) y es esta famosa frase que estuvo tan a menudo en los labios de Jesús y aparece 40 veces en el Nuevo Testamento, junto con otras frases avaladas por Jesús y extraídas de Daniel, es decir, Hijo del hombre, y Reino de los Cielos, etc. Daniel proporcionó a Jesús con un almacén de frases e ideas, todas las cuales han sido distorsionadas o ignoradas por la teología platónicamente orientada.

Las frases “vida eterna” y “la vida eterna” aparecen en nuestras traducciones estándar. Son el reflejo de la influencia platonizante en el trabajo sobre los traductores y de hecho el cristianismo en general. El verdadero significado de estas frases es “la vida de la era por venir” o “la vida en el siglo venidero.” La vida en el siglo venidero es sinónimo de vida en el futuro Reino de Dios en la tierra. La “vida de la era por venir” le da el sentido adecuado para “la vida del mundo” de Daniel (Daniel 12:2). Esta es la esperanza cristiana y el corazón del Evangelio del Reino. Es la vida de la Era después de la resurrección de los muertos del sueño de la muerte (1. Cor 15:23). Por tanto, es tan adecuada “la vida de la futura Edad.” Que la vida se puede degustar incluso ahora a la espera – gracias a la presencia del Espíritu de Dios en nuestras vidas. La vida de la era venidera es equivalente a la inmortalidad, y se experimentará en su totalidad sólo en la inauguración del Reino de Dios en la tierra como consecuencia de la Segunda Venida de Jesús. El concepto está en directa contradicción con la idea popular de que “almas inmortales” están disfrutando “felicidad” en un cielo lejano. “El cielo, de hecho, nunca se usa en la Biblia para el destino de los moribundos” (Profesor de Teología JAT Robinson, Al final Dios, página 104).

En Daniel aionios se refiere al Reino que se creará en el regreso de Jesús. En 7:14 se nos dice del “dominio de la edad [venir].” En 7:27 leemos que “el reino de la era por venir”, y en 9:24 de la “justicia de los siglos por venir “, que se introduce al final de las” setenta semanas”. Daniel 12:2 revela que en ese reino los santos resucitados obtendrán” la vida de la era por venir. “El destino contrastado con el de los impíos es “la vergüenza de la era por venir”, es decir, el castigo que excluye a una persona de disfrutar la vida del siglo venidero, el Reino de Dios. Es que olam forma la frase maravillosa con Chayé (Daniel 12:2), “la vida de la edad”, que viene a ser así en nuestro Nuevo Testamento. Hay que representarla siempre como “la vida en la futura era del Reino.” De hecho, es la inmortalidad, pero mucho más específicada.

Aionios nos dice que vamos a disfrutar de la vida para siempre en el Reino de Dios, la cual pertenece a la era venidera. La traducción “eterno, eternidad” pierde información y oscurece el destino cristiano. Es como la diferencia entre “Mañana a las nueve le voy a llevar al aeropuerto para tomar su vuelo a Tokio”, y “En algún momento en el futuro vas a hacer un viaje.” Los cristianos necesitan estar informados sobre lo que su esperanza es. La esperanza es la base de la fe y el amor según Pablo en Colosenses 1:4, 5.

Aionios es la palabra que describe esos hechos preciosos del futuro cristiano. Aquellos maravillosos eventos asociados a la futura venida de Jesús se pueden degustar ahora a través del espíritu como pago inicial para garantizar la plenitud del espíritu en el regreso de Jesús. El Espíritu Santo nos da una idea de los “poderes de la era por venir [el futuro Aion]” (Heb. 6:5). Eso era futura verá el recién nacido mundo del Reino de Dios, una teocracia política reorganizada (Mateo 19:28), y la restauración de todo lo que los profetas previeron (Hechos 3:21;. compare con Hechos 1:6). Las tribus de Israel serán reunidas en la tierra y los Apóstoles resucitados las administrarán en asociación con Jesús como el Mesías davídico (Lucas 22:28-30).

Las cosas descritas como aionios son cosas que “pertenecen a la era venidera del Reino de Dios en la tierra.” Pruébalo ahora sustituyendo esa traducción de aionios siempre que aparece (como “eterno” o “eterna”). Usted verá cuan prominente el futuro del Reino está en el Nuevo Testamento. La Biblia es un libro hecho con visión de futuro, rebosante de esperanza de un mundo mejor por venir en este planeta. Lo que los cristianos han de procurar es que la recompensa suprema de la fidelidad sea la vida de la era por venir en el Reino.

Los cristianos están llamados no sólo a estar en el Reino, sino que somos el Reino, la familia real de sacerdotes y reyes para ayudar a Jesús en el reordenamiento de nuestra tierra desordenada (Apoc 1:6; 2:26; 3:21; 5:10; 20:1-6;. 1 Cor 6:2;. 2 Tim 2:12;. Isa 32:1;. Dan 7:14, 18, 22, 27). El Evangelio del Reino es llamado con razón “el Evangelio acerca de la era por venir” (Apocalipsis 14:6), inadecuadamente traducido como “Evangelio eterno”. Nigel Turner, célebre autor de las palabras cristianas y de Moulton, Milligan y Gramática de Turner Nuevo Testamento Griego, dice: “Los cristianos no suponen que el Evangelio es para siempre. Más bien es el Evangelio de o en relación con la edad del Reino (Apoc. 14:6) “(Palabras cristianas, página 456).

Ahora trate de aplicar este significado de aionios en el libro de Hebreos. En 5:9 tenemos la salvación que se refiere a la era venidera, en 6:2 el juicio o en la administración de esa edad que viene 9:12 habla de la redención de la era venidera y 9:14 designa el Espíritu (Santo) como el espíritu de la era por venir. Más adecuadamente, 9:15 habla de la herencia (del Reino) de la edad futura, y 13:20 nos dice que el nuevo pacto tiene que ver con la era por venir. Jesús mismo habló del pacto del Reino y la realeza que ha conferido la facultad de pronunciarse sobre si mismo y sobre los Apóstoles. Encontramos esto en Lucas 22:28-30: “. Así como mi Padre ha hecho conmigo un pacto así que pacto con vosotros un reino” Este pacto de Jesús – “Dios ha pactado un Reino para mí” – es el clímax del anterior pacto de Abraham – la promesa de tierra y descendientes (Génesis 12:1-4), y el pacto con David (2 Sam 7,.. 1 Crónicas 17) – la promesa de una familia real perpetua. La Biblia es principalmente acerca de la Tierra y el rey de aquella tierra, el Mesías Jesús.

Finalmente aionios, debidamente traducido, disipar la idea monstruosa de que Dios tiene la intención de torturar a los seres humanos por los siglos de los siglos. El castigo que se inflige en los incorregiblemente malos es “pirós aionian” (Mateo 25:41). Sería un gran error pensar en esto como el fuego eterno. La misma expresión se encuentra en Judas 7, donde aprendemos que Sodoma y Gomorra sufrieron el castigo del “fuego eterno” (como en la RV, etc.) Pero fue ese fuego literalmente eterno? Por supuesto que no. Hace mucho que ha dejado de quemar. Fue, de hecho, “el fuego de la era por venir”, “pirós aionian”, “fuego divino”, que asimismo quemará a los malos, los consumen en forma de humo (Sal. 37:20) y se los reduce a cenizas (Mal. 4:3). La ruina de Sodoma es el modelo para la futura ruina del presente mundo malo. Este juicio ocurrirá cuando Jesús regrese (2. ª Tesalonicenses 2:7-9).

“la destrucción (aionios)” en realidad significa “la destrucción que se producirá cuando lo venidero llegue.” No hay apoyo a las ideas populares sobre la “pena eterna” aquí. En Apocalipsis la palabra “tortura” tiene un significado ligeramente diferente de lo que queremos decir. La ciudad de Babilonia es sometida a “tormento” (Apocalipsis 18:7), que es equivalente a ser “quemado con fuego” (v. 8). Implica lo súbito y permanente de la destrucción (vv. 9, 10).

Los cristianos deben tomar tiempo para mostrar a sus amigos y vecinos estas claves para entender los maravillosos planes de Dios para el futuro. Una comprensión adecuada de aionios arroja una luz brillante en la revelación de Dios. Esta información está disponible para los buscadores de la verdad. Ya en 1889 la Biblia de Cambridge para las Escuelas y Colegios, declaró: “Los adjetivo aionios (” eterno “) no significa” sin fin “(Mateo, p 196.). Esto se aplica a los mismos adjetivos aionios en Daniel 12:2, donde la vida futura de los cristianos es la vida del siglo venidero. Aionios también describe el incendio que destruyó Sodoma y Gomorra hace miles de años. El fuego no fue “eterno” (Judas 7).

El mundialmente famoso estudioso del Nuevo Testamento griego, Nigel Turner, Ph.D., dice: “Sería impreciso traducir aionios, ya que significa ‘perteneciente a la edad o dispensación futura’ como ‘eterna'”. (Palabras cristianas, T y T Clark, 1980, pp 452, 455, 456). Estaba en lo cierto. A menudo, estas joyas de la comprensión no van más allá de libros eruditos. Pertenecen a la predicación y la enseñanza. El público debe ser informado de los hechos básicos de la fe.

Las traducciones de la Biblia a veces pueden reflejar no la verdad de la inspiración original, sino simplemente un prejuicio a favor de la doctrina tradicional establecida. Una de las tareas del estudioso de la Biblia es exponer tal desinformación. La Biblia debe ser rescatada de la influencia corruptora del paganismo que afectó a la iglesia desde el siglo II en adelante. Ese paganismo ha afectado el cristianismo en todas sus doctrinas centrales, incluyendo la doctrina de Dios – pero eso es otra historia.

De crucial importancia es una clara comprensión del mensaje del Nuevo Testamento. Tal vez sólo sea que los creyentes potenciales se ven obstaculizados por el encuentro con Cristo, precisamente porque las presentaciones actuales de la fe ofrecen una existencia incorpórea sin sustancia en un vago “cielo”, o una existencia consciente sin fin en un incendio de tormento para los inicuos. Jesús habló con claridad y Hebraísmo cuando, citando el Salmo 37:9 fascinante, 11, 22, 29, 34, se ofreció a los fieles una invitación a “tener la tierra como su herencia” (Mat. 5:5;. compare con Apoc 5:10). El mismo salmo nos dice que los impíos serán “deshechos como humo” (v. 20).

21 DE DICIEMBRE DEL 2012: LA TIERRA NO SERÁ DESTRUIDA EN ESTA FECHA, NI EN NINGUNA OTRA FECHA IMAGINADA

Contrario de lo que la mayoría supone, el planeta tierra no será destruido, sino sólo aquellos que la destruyen (Apo. 11:18). Y cuando Jesús venga por segunda vez, el terminará con una era maligna para inmediatamente dar paso a una nueva edad bajo su reinado de la justicia en una “nueva tierra”, junto con sus fieles seguidores (Mateo 25:31,34; Hechos3:21). Durante su reinado de la justicia, él restaurará todas las cosas buenas que se perdieron por causa del mal y del pecado.

El mal llamado “fin del mundo” no es otra cosa que el fin del presente orden de cosas maligno, y eso sólo se podrá efectuar con el regreso personal de Cristo a la tierra. Pero la fecha para tal regreso no lo puede saber nadie, ni siquiera el mismo Hijo de Dios, sino sólo el Padre (Marcos 13:32, Hechos 1:3,6,7).

Jesús dijo que él vendría en una fecha que nadie se lo esperaría (Mateo 24:44), por tanto el 21 de diciembre del 2012 no ocurrirá nada espectacular, porque esa fecha ya está en la expectativa de la gente.

Recuerde: Su verdadera venida, y con él, el fin de la era, deberá ocurrir en una fecha inesperada o inadvertida por todos.

EL FIN DE LA HUMANIDAD: LA ERA DE LOS ROBOTS

La élite mundial se ha llegado a una decisión que podría significar el fin de la humanidad tal como la conocemos en las décadas por venir. Habiéndose convertido en superfluo a los ojos de aquellos que planean imponer una tecnocracia en todo el planeta, los robots se utilizan para los seres humanos, tanto para sustituirlos como para eliminarlos a medida que avanza hacia la élite de su muy querida singularidad tecnológica.

El aumento de los robots ya no se limita a los ámbitos de la ciencia ficción. Si las predicciones de aquellos que ya han demostrado ser exacto en la predicción del curso futuro del desarrollo tecnológico se manifiestan, una nueva de alta tecnología era de oscuridad está sobre nosotros.

En nuestro artículo anterior sobre el tema, destacamos una pieza escrita en 2000 por Bill Joy dom Microsystems. En el artículo de la revista Wired, por qué el futuro no nos necesita, Joy explica cómo en las últimas décadas la mayoría de las funciones ahora realizadas por los trabajadores humanos se llevará a cabo por robots.

Con la gran mayoría de los seres humanos obsoletos a los ojos de los controladores, como resultado de este cambio, que fácilmente superará incluso el impacto de la revolución industrial, la élite “, simplemente puede decidir exterminar a la masa de la humanidad”, escribe Joy.

Previsión de Joy se hace eco respetado autor, inventor y futurista Ray Kurzweil. En su libro de 1999 La era de las máquinas espirituales, Kurzweil hizo una serie de predicciones sobre avances tecnológicos que se producen en cada coyuntura de 10 años. Predicciones a corto plazo fueron Kurzweil increíblemente precisa – que preveía el aumento de los teléfonos iPhone y elegante en general, así como el Kindle

Lee más aquí: http://www.prisonplanet.com/the-end-of-humanity-rise-of-the-robots.html

JESÚS JAMÁS PROMETIÓ A SU IGLESIA EL CIELO COMO PREMIO, SINO EL REINO DE YAHWEH

Una de las enseñanzas tradicionales de las iglesias cristianas (católica y protestantes por igual) es que Cristo prometió a sus fieles seguidores una estadía eterna en el cielo como galardón por su fidelidad. Sin embargo, cuando nos ponemos a investigar en la Biblia dónde se enseña exactamente eso, simplemente no lo encontramos por ningún lado. De hecho, la verdad es totalmente lo opuesto. Jesús enseñó que los mansos heredarán la tierra y que los justos jamás serán removidos de ella (Mateo 5:5; Sal. 37:29; Prov. 10:30; 11:31).

Por otro lado, Jesús enseñó busquemos y pidamos constantemente por la venida del reino a la tierra en nuestras oraciones diarias (Mat. 6:10,33). Esto simplemente quiere decir que la meta del cristiano auténtico no es el cielo sino el reino de los cielos, el cual se establecerá en la tierra, para que así se haga la voluntad de Dios en este planeta enfermo, tal como se hace en el cielo.

¿Pero están las iglesias pidiendo y esperando que venga el reino de Dios a la tierra para que se haga la voluntad de Dios finalmente en ella? Pues parece que no, ya que están anunciando la destrucción de este planeta y el traslado de los salvos al cielo para que moren eternamente con Dios y su Hijo. 

 
Publicado por

 

LA DOCTRINA DE LA NUEVA ERA

 

 Introduccion

La doctrina de la Nueva Era, creen que es el mismo Dios, que se manifiesta en todas las religiones sin importar las doctrinas que profesan, esto nos lleva a la Nueva Religion Universal, es una idea muy bien organizada, centralizada, a esto se le llama Monismo no hay una diferencia real entre los humanos, los animales, las rocas, o aun Dios.está la creencia en el panteísmo. Dado que los de la Nueva Era ya creen que “todo es uno,” el presupuesto lógico siguiente sería que “todo es dios.” Toda la creación participa de la esencia divina.

la doctrina principal de la Nueva Era sigue como conclusión lógica  Si “todo es uno” y “todo es dios,” entonces deberíamos llegar a la conclusión que “nosotros somos dioses.” Nosotros, de acuerdo con los de la Nueva Era, somos ignorantes de nuestra divinidad. Somos “dioses disfrazados.” La meta, por lo tanto, del Movimiento de la Nueva Era, es descubrir nuestra propia divinidad.

I.- En libro de Genesis, Satanas le hace una propuesta  a Eva, esta propuesta tenia doble efecto, una que Satanas sabia, que el hombre, al comer del fruto prohibido,(Genesis 3:4-5)perderia la comunion con Dios, eso le impediria vivir inmortalmente y heredar la tierra,  una cosa es ser eterno y otra vivir inmortalmente, Dios es eterno, el siempre ha existido, el hombre es un ser creado del polvo y posteriormente se conviritio en alma viviente(Génesis 2:7.). es decir que el hombre dependedia de Dios, para vivr inmortalmente, al romperse esa comunion, el hombre perderia a tener derecho a la inmortalidad, Dios le declara al hombre,  De todo árbol del huerto podrás comer;17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. Génesis 2:16-17.  acaso el hombre es un dios, claramente no, el hombre muere, y vuelve al polvo donde fue tomado.

Eclesiastés 12:7.-y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio,asi que ni el hombre es un dios ni mucho menos es eterno, el espiritu que le dio vida que lo convirtio en alma viviente vuelve a Dios, que le dio, por consiguiente, Satanas miente desde el principio,

 La Inmortalidad y la eternidad.

Una cosa es la inmortalidad y otra distinta la eternidad. Es eterno lo que no tiene comienzo ni fin; es inmortal lo que tiene comienzo, es decir la inmortalidad la da el que es Eterno, y si tiene potestad para quitar esa inmortalidad, en todo caso, el hombre fue creado para vivir inmortalmente en la tierra, pero perdió ese derecho al perder esa comunion con Dios.

Thomas Kempis describre: Dios se mueve en parámetros de eternidad y de infinitud, y nada tiene comparación con lo eterno y lo infinito divino, por la sencilla razón de que nada hay comparable a Dios.   “Nada te parezca grande, nada precioso ni admirable, nada juzgues por digno de reputación, nada tengas por sublime, ni verdaderamente laudable, nada, en fin, estimes por codiciable sino solo lo que es eterno”. Si pudiésemos tener una exacta noción, de lo que representan los términos infinito y eternidad, comenzaríamos a comprender, lo que significa la grandeza de Dios, cosa que tenemos muy lejos de nuestro alcance intelectual.

Jeremias 10:10.– Mas Jehová es el Dios verdadero; él es Dios vivo y Rey eterno; a su ira tiembla la tierra, y las naciones no pueden sufrir su indignación. 

Genesis 21:33.- Y plantó Abraham un árbol tamarisco en Beerseba, e invocó allí el nombre de Jehová Dios eterno.

I.- Doctrina de la Nueva Era:

I.- Primero, está la creencia en el monismo. Los de la Nueva Era creen que “todo es uno.” Todo y todos están interrelacionados y son interdependientes.

II.- Segundo, está la creencia en el panteísmo. Dado que los de la Nueva Era ya creen que “todo es uno,” el presupuesto lógico siguiente sería que “todo es dios.”

III.-  La tercera doctrina principal de la Nueva Era sigue como conclusión lógica de las otras dos. Si “todo es uno” y “todo es dios,” entonces deberíamos llegar a la conclusión que “nosotros somos dioses.”

IV.- Cuarto, descubrimos nuestra propia divinidad al experimentar un cambio de conciencia. La raza humana sufre de una forma colectiva de amnesia metafísica. Nos hemos olvidado que nuestra verdadera identidad es divina, (de aquí el nombre de Movimiento de Potencial Humano). 

V.-  Una quinta doctrina es la reencarnación. La mayoría de los de la Nueva Era creen en alguna forma de reencarnación. En su forma clásica, los ciclos de nacimiento, muerte y reencarnación son necesarios para sacarnos de encima nuestro “karma” malo y para alcanzar la perfección. La doctrina del karma dice que la condición presente de uno está determinada por las propias acciones en una vida anterior.

II.- La Doctrina de la Nueva Era a la luz de la Biblia.

Cuando se examinan las doctrinas de la Nueva Era, en realidad no son nuevas para nada. La Nueva Era es en realidad el antiguo ocultismo en un nuevo ropaje lingüístico. Muchos de estos conceptos pueden ser hallados en una forma básica en (Génesis 3:4-5). Note estas afirmaciones hechas a Eva en el Jardín: “Seréis como Dios” (panteísmo), “No moriréis” (reencarnación), “Serán abiertos vuestros ojos” (cambio de conciencia), y “¿Dijo Dios realmente?” (relativismo moral).

Primero, una visión cristiana de la realidad rechaza el concepto del monismo. La Biblia enseña que la creación de Dios no es una unidad indivisa sino una diversidad de cosas y seres creados. La creación no está unificada en sí misma, sino sostenida por Cristo, en quien “todas las cosas subsisten” (Colosenses 1:17).

Segundo, el cristianismo es teísta, no panteísta. Los de la Nueva Era enseñan que Dios es una fuerza impersonal, en tanto que la Biblia enseña que Dios es un Dios inminente, personal, soberano. Dios está aparte de Su creación, en vez de ser simplemente una parte de la creación, como enseña el panteísmo.

Tercero, nosotros estamos creados a la imagen de Dios (Génesis 1:26) y, por lo tanto, tenemos dignidad y valor (Salmos 8). Los de la Nueva Era enseñan que somos dioses, y por lo tanto tenemos divinidad dentro de nuestra humanidad.

Cuarto, los de la Nueva Era practican el ocultismo en su intento de lograr un cambio de conciencia. Si bien estas prácticas son descritas frecuentemente en términos benignos, como la parapsicología, involucran el contacto directo con entidades espirituales. La Biblia advierte en contra el peligro de estas prácticas y enumera a actividades tales como la adivinación y la canalización de espíritus como prácticas abominables 

Deuteronomio 18:9-13.- Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones.10 No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero,11 ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos.12 Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti.13 Perfecto serás delante de Jehová tu Dios.

Quinto, la Biblia enseña la resurrección del cuerpo (1 Corintios 15), no la reencarnación del alma. Asimismo, la doctrina del karma es contradictoria  al evangelio. La salvación proviene de la gracia, no a través de las obras en esta vida (Efesios 2:8-9) la reencarnacion es lo opuesto a la resurrecion, ya que esta establecido para los hombres morir una sola vez y despues de esto al juicio.

Hebreos 9:27.– enseña claramente que “está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.”

Finalmente, la Biblia enseña la verdad absoluta. Dios nos ha comunicado claramente a nosotros su ley moral (Éxodo 20:1-17), la que debemos obedecer. En oposición a la enseñanza de la Nueva Era de que “hay muchos caminos a Dios,

” Jesús enseño claramente “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6).

Conclusion: La Nueva Era es una religion pagana ocultista que se oponen a la verdad biblica, es la base centralizada para la Nueva Religion Mundial, la union de todas las religiones del mundo, llamase budista, huindu, islam, catolica romana, espiritistas, asi como algunas iglesias cristianas que ya esta unidas y  participando en este movimiento etc, teniendo una fachada de luz,  esta doctrina esta engañando a millones de personas alrededor del mundo, teniendo como creencia de que todos los caminos llevan a Dios.promoviendo asi adorar al falso Mesias de la Nueva Era. (anticristo) esta doctrina es un golpe directo a la verdad biblica y al Señor Jesus. es la apostasia maxima encontra de Dios. 

2 Tesalonicenses 2:8-11.- 8 Entonces se manifestará aquel malvado, a quien el Señor Jesús derrocará con el soplo de su boca y destruirá con el esplendor de su venida.9 El malvado vendrá, por obra de Satanás, con toda clase de milagros, señales y prodigios falsos.10 Con toda perversidad engañará a los que se pierden por haberse negado a amar la verdad y así ser salvos.11 Por eso Dios permite que, por el poder del engaño, crean en la mentira. Como consecuencia, las personas que son engañadas por la Nueva Era y la religion Mundial proxima, tuvieron la oportunidad de ser salvos, por medio del Jesucristo, rechazaron el evangelio, desecharon al Dios biblico, y abrazaron el engaño se negaron a recibir la salvacion por Medio del Verdadero Mesias. ya que es el unico camino para ser salvos. 

Juan 14:6.-  Yo soy el camino, la verdad y la vida  le contestó Jesús. Nadie llega al Padre sino por mí.

Juan 15:23-25.- 23 El que me aborrece a mí, también aborrece a mi Padre.24 Si yo no hubiera hecho entre ellos las obras que ningún otro antes ha realizado, no serían culpables de pecado. Pero ahora las han visto, y sin embargo a mí y a mi Padre nos han aborrecido.25 Pero esto sucede para que se cumpla lo que está escrito en la ley de ellos: “Me odiaron sin motivo.”

Conclusion Final: 

Juan 5:39-40. Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;40 y no queréis venir a mí para que tengáis vida.  

Shalom 
Javier Reyes
final Eventos.

EL VERDADERO SIGNIFICADO DEL CASTIGO ETERNO

La mayoría de cristianos creen que la palabra “eterno” (Gr. aionios) significa sin principio y sin fin de días, Sin embargo, ¿es posible que la palabra en cuestión denote otro sentido o significado?

Los eruditos en la Biblia y en el Griego sostienen que aionios puede relacionarse con una edad, era o siglo, y no necesariamente con el concepto de la eternidad propiamente dicho. Así por ejemplo, vida eterna podría significar “vida en la era o edad venidera” o vida en el reino. “Salvación eterna” podría muy bien significar “salvación en la era venidera, la era del reino”.

¿DESTRUIRÁ JESÚS NUESTRO PLANETA TIERRA CUANDO REGRESE POR SEGUNDA VEZ?

Los discípulos le preguntaron a Jesús, en Mateo 24:3, qué señal habría de su venida y del fin del mundo. Y muchos han concluido de que Cristo vendrá por segunda vez para destruir totalmente nuestro planeta y luego llevarnos al cielo para vivir para siempre con él. ¿Pero es verdad esta creencia?¿Se puede sostener con la misma Biblia? ¡Aquí encontrarán la respuesta clara y definitiva!

LAS SEÑALES QUE INDICAN EL FIN DE NUESTRA ERA

Muchas personas creen que el mundo tal como lo conocemos va a terminar el 21 de diciembre de 2012.

La respuesta más honesta es que el fin del mundo como lo conocemos, ya ha comenzado.

Y no significa la destrucción del mundo, sino que se debe de entender como el cierre de una era y el nacimiento de una nueva. Es una transición entre las edades. Esta transición en particular, sin embargo, promete ser para el hombre , la transición más tumultuosa y costosa que jamás haya visto.

Pero no esperemos a diciembre de 2012 para encontrar los signos.



Aquí hay algunas señales de que el mundo tal como lo conocemos se está desmoronando en este momento.  En el futuro, vamos a mirar hacia atrás y llamaremos a todo esto un momento clave de la historia, pero como nosotros vivimos a través de ella, parece avanzar a un ritmo prácticamente de un caracol.

Pero no nos equivoquemos:

Estamos viviendo los primeros capítulos del fin del mundo tal como lo conocemos, y en el otro lado de todo esto ,surgirá un nuevo mundo que es muy diferente de lo que conocemos hoy en día.

Aquí algunos signos :


        Los tornados, huracanes, terremotos y tsunamis


Al principio parecía un golpe de suerte, pero ahora es un patrón. El clima se está volviendo cada vez más extremoso. Más de 120 tornados azotaron recientemente el medio oeste de EE.UU., México está en llamas y en sufrimiento a través de una sequía extrema.
Y donde no hay incendios y sequías, hay inundaciones. Este es sólo el comienzo en el reloj del clima más extremo de los próximos 18 meses.
        El silencio de las abejas
 
composicion-nectar-honey

 

las colonias de abejas continúan acelerando su colapso en América del Norte. Ya sabemos que esto está siendo causado en parte por los plaguicidas químicos , pero la industria química se dedica a un completo encubrimiento en negar esta verdad, mientras que los polinizadores de nuestro mundo sufren un devastador colapso de la población.
           El fracaso de la ciencia nuclear
 

 


La catástrofe de Fukushima, Japón demuestra una cosa: Los científicos están peligrosamente arrogantes en su planificación de proyectos a gran escala, no toman en cuenta el impresionante poder de la Madre Naturaleza. La ciencia nuclear nos ha prometido la energía limpia y verde, pero nos ha entregado un veneno silencioso, invisible, que infecta nuestro planeta.

La viciosa persecución de Wikileaks
 
wikileaks2012

 

En una época de total engaño, no hay lugar para la verdad. Así que aquellos que dicen la verdad (WikiLeaks) son brutalmente perseguidos como si fueran criminales.

La frecuencia cada vez mayor de la escasez de alimentos y la pérdida de cosechas

imagena

¿Han observado el aumento en los precios de los alimentos? Esto es sólo el comienzo: los precios de los alimentos continuarán disparándose en los próximos años debido al clima extremo, la pérdida de los polinizadores y la contaminación global de los cultivos con residuos industriales.
La comida de verdad está siendo cada vez más escasa en nuestro mundo. Lo mejor es pensar en iniciar un jardín en nuestra casa …

La destrucción de nuestro mundo por las compañías de energía
 

La lluvia radioactiva de Fukushima no es la única forma en que las empresas de energía están destruyendo nuestro mundo: No nos olvidemos del derrame masivo de petróleo en el Golfo de México, un derrame que no ha terminado, por cierto .

        Todavía están rociando Corexit en el Golfo de México, un año después!
        La contaminación por organismos modificados genéticamente en nuestro planeta


transgénicos2012


Este puede ser el peor capítulo en el colapso que viene: La contaminación genética generalizada de nuestro planeta a través de los OGM. Esto es un crimen contra la naturaleza y contra la humanidad.
Se trata de un “derrame de genes” que no se puede contener ya que se propaga a través del ADN  en cultivos alimentarios del mundo, dando lugar a malas cosechas y por consecuencia el hambre mundial. El uso de los OGM es lo más parecido a lo “diabólico” que encontraremos en la agricultura moderna.
        La escala de la falsificación en la oferta de dinero


dinero2012
En un fallido sistema económico se aprovecha el colapso, los líderes ineptos sólo piensan en “soluciones” que en realidad aceleran su propia caída.

La falsificación de dinero fuera de control por las Reservas Federales de los diferentes países (con su “flexibilización cuantitativa” y otros métodos de falsificación) es un signo clásico de que el final de nuestro sistema actual se está acercando rápidamente. Las locuras económicas son evidentes para cualquier persona que todavía puede hacer matemáticas.
La caída de la inteligencia de las masas


2170448724_0025ab2cc82012


Uno de los signos más preocupantes de que ya estamos en el colapso es la televisión hecha para zombis que domina nuestro panorama ofreciendo absolutamente nada de valor al mundo.

La fabricación total y absoluta de las noticias principales
Gran parte de la prensa tradicional está total y completamente fabricada en estos días: La información en las noticias sobre las guerras, la cobertura de la economía, la caza de los terroristas mas buscados todo es tan absolutamente falso que una persona inteligente viendo las noticias no puede dejar de explotar de la risa.
Es un signo de este colapso que las fuentes de información invocadas por las masas no sean capaces de informar la verdad y tenga que recurrir a tejer ficciones políticamente convenientes en todo.
        La contaminación en curso de las farmacéuticas de nuestro mundo
 
farmaceutico2012s

 

Más allá de la contaminación por OGM y la contaminación por radiación de nuestro mundo, también estamos experimentando la contaminación masiva farmacéutica de nuestro planeta.
No se trata sólo de las fábricas farmacéuticas que vierten sus productos a los ríos, es también el hecho de que más de la mitad de la población está tomando medicamentos casi a diario, y las drogas pasan a través de sus cuerpos y terminan en el suministro de agua, donde contaminan los alimentos que consumimos del mar.
  La contaminación radiactiva del suministro mundial de alimentos


20080213204529-20070585858

Aquí hay una que es muy insidiosa: El suministro mundial de alimentos está contaminado con la precipitación de lluvia radiactiva procedente del desastre nuclear de Fukushima. Se nos dice que los niveles son “bajos”, pero no dicen la verdad
Diciembre de 2012 puede ser una fecha útil como una especie de punto medio de la crisis, o tal vez como una fecha de activación de una cierta aceleración más rápida de desentrañar a la sociedad.
Pero no se equivoquen: Ya estamos viviendo en el colapso de nuestro mundo moderno. Y tenemos un asiento en primera fila!  ¿emocionante?
Pensemos en lo que está sucediendo a nuestro alrededor en estos días. Estas son las señales más desgarradoras de la última y desesperada civilización construida sobre prácticas totalmente insostenibles por no valorar la vida a nuestro mundo.
Estos son los tiempos del fin de la oligarquía empresarial, la máquina monopolio con fines de lucro de sociedades que destruyeron todo en nuestro mundo a cambio de obtener ligeras ganancias en un informe trimestral.
En la búsqueda de más dinero, la humanidad ha sacrificado su suministro de alimentos, sus polinizadores, los océanos, los bosques y los suelos.
La codicia humana impulsada por personas sin escrúpulos que han han utilizado a otros como carne de cañón para experimentos médicos. Hemos creado guerras para vender más bombas, y nos hemos inventado la enfermedad para vender los productos químicos psiquiátricos.
Estas son las prácticas de una fallida civilización … y de cuyos días están contados.

 http://froggerenelmundo.blogspot.com/2011/05/2012-las-senales-que-marcan-el-fin-de.html

LOS DESASTRES NATURALES Y LA PROFECÍA BÍBLICA

La única señal de la venida de Cristo es Cristo mismo viniendo personalmente y visiblemente del cielo. Sin embargo, Jesús anunció eventos puntuales que acontecerían en la tierra y que proclamarían la inminencia de su venida. Uno de esos eventos catástroficos sería los desastres naturales (los terremotos y la agitación de las olas y el mar) 

EL REINO DE DIOS: EL FIN DEL DOMINIO GENTIL

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

Un gobierno Justo

Por muchos milenios los hombres han buscado ser regidos con equidad y justicia, y pocas veces han encontrado en sus líderes el carácter moral ideal que se esperaría de ellos como dirigentes o jueces. Las más de las veces los líderes de las naciones han gobernado a espaldas de su pueblo y se han vuelto tiranos o déspotas, individuos que sólo han buscado enriquecerse y hacerse poderosos y temidos. Y este vicio no ha disminuido con el correr de los siglos, sino que se ha mantenido igual y en muchos casos se ha agravado más aún. Muchos regímenes han sido más crueles e injustos que otros, y son pocos los que han sabido administrarlos con equidad y sabiduría, especialmente a favor de los pobres y desposeídos.

Definitivamente todo hombre se ve involucrado en la política de su país o de su pueblo, ya sea activamente como postulantes a líderes, o de una manera menos directa a través de su  voto en las urnas, para apoyar a los candidatos más idóneos y carismáticos que ofrecen con seriedad y honradez hacer cambios o correcciones administrativos que son necesarios para el bien del pueblo o de la comunidad. Perentoriamente el ser humano no puede vivir sin un liderazgo en la política y también en la religión. Uno no puede prescindir de jueces sabios y rectos que administren justicia, de alcaldes que se preocupen de hacer obras y de ordenar sus ciudades, o de las fuerzas del orden para que apliquen la ley y detengan a los que desobedecen las ordenanzas, cuando cometen delitos flagrantes. Sin embargo, por más esfuerzos que se hagan para tener autoridades ejemplares, éstas no han sido siempre impecables y justicieras del todo.

El reino de Dios es el fin de los tiempos de los gobiernos gentiles

Hace casi veinte siglos, Su Majestad, el Señor Jesús, el rey del reino de Dios, profetizó que antes de su regreso en gloria para tomar su trono y su cetro en Jerusalén, sus embajadores escogidos estarían anunciando al mundo entero las buenas noticias de la restauración del reino venidero del Cristo en la tierra. Es decir, ellos estarían ejerciendo la función de pregoneros de ese añorado y estupendo gobierno utópico que la Biblia llama el reino o gobierno de Dios, el cual traerá, por fin, la tan anhelada paz y justicia a las personas de buena voluntad (Mateo 24:14).

Mientras esto viniese a hacerse una realidad, Jerusalén sería hollada por los gentiles. “Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan”. (Lc. 21:24). Y así fue. A partir de la destrucción del segundo templo Israel pasa a manos de poderes gentiles. De los Romanos a los Bizantinos a Musulmanes a los Cristianos (Roma) de regreso a los Musulmanes hasta Gran Bretaña. Judea entonces estaba bajo el control y el dominio férreo de Roma, y Jerusalén, la ciudad capital de los reyes judíos, fue pisoteada por el imperio romano cuando cayó bajo Tito en el año 70 DC. Así que la dominación gentil sobre la tierra santa se extendió por mucho tiempo, y muchos cristianos creen que la profecía de Jesucristo sobre la profanación o pisoteo de Jerusalén por parte de los gentiles terminó en 1948 DC cuando se funda el Estado de Israel. Sin embargo, si aún pensamos que habrá un segundo templo antes de que Cristo regrese, y que éste será profanado por los gentiles, entonces la profecía del fin de los tiempos de los gentiles aún no ha llegado. Esta profecía de Lc 21:24 aún esperaría su cumplimiento con el regreso de Cristo, cuando el Asirio, la figura del Anticristo, sea destruido en los montes de Israel para luego restablecer el reino mesiánico o davídico  mundial y milenial.

La restauración de todas las cosas

Por lo tanto es más que seguro que dominio gentil se extenderá hasta que el pueblo del pacto y su reino de antaño sean completamente restaurados con la presencia de Su Mesías victorioso. La historia jamás contada es aquella del final de la opresión de los paganos y de los infieles, y la regeneración o restauración de todas las cosas, principalmente,  el reino de Dios. Dice Hechos 3:19-21: “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, 20 y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado; 21 a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo”.

Sin duda la visión de Daniel 2 nos predice  una sucesión de los imperios mundiales que vendrían en el mundo y que finalmente serán destruidos y hechos polvo por el golpe furibundo de una roca no cortada con mano humana la cual finalmente crecerá hasta cubrir toda la tierra (Daniel 2:44). La última bestia compuesta de diez cabezas o reyes gentiles, también será finalmente destruida por la roca, que es Cristo, el Señor, en su parusía. Definitivamente el fin del dominio gentil habrá llegado con la venida del Rey, quien los destruirá para inaugurar luego su gobierno mundial con los verdaderos israelitas, con los que son hijos de Abraham por la fe, tanto los naturales, como los adoptivos de entre los gentiles.

Así que mientras su Majestad no vuelva, el mundo tendrá que soportar las injusticias, las guerras, y los sufrimientos que nos aquejan a todos en diferentes medidas, así como también a gobernantes indolentes e impíos que no se conmueven por los pobres de la tierra y que gobiernan de espaldas al Creador.

Oremos constantemente para que el reino de Dios venga, y se haga, por fin, la voluntad de Dios en la tierra como se hace en el cielo (Mateo 6:10,33).

UNA CRUCIAL PREGUNTA QUE POCOS CRISTIANOS SE HAN FORMULADO

Por Ing° Mario A. Olcese S.

Uno de los versos más usados para enseñar que vamos al cielo es Juan 14:23. Aquí el Mesías dijo, “En la casa de Mi Padre muchas moradas hay: De no ser así, les habría dicho. Voy a preparar un lugar para vosotros. Y si fuere y os preparare lugar para vosotros, vendré otra vez, y los recibiré a Mí Mismo; para que donde yo estoy, vosotros también estén”.

 ¿Qué y Dónde está preparando lugares para los Suyos?

 Antes que nada Jesús jamás prometió a sus seguidores darles un lugar en el cielo como morada permanente. Tampoco ninguno de sus apóstoles creyó que iría al cielo para estar con Dios y Jesús. Fue el filósofo Griego Platón el que sentó las bases de un alma inmortal que parte de este mundo después de la muerte. Su filosofía fue mezclada con el pensamiento Hebreo y nació el gnosticismo. Esta secta gnóstica, muy en boga en los tiempos de Jesús, amenazó a la sana doctrina predicada por Jesús y sus apóstoles. Los apóstoles, y en especial Pablo y Juan, advirtieron a las iglesias cristianas en contra de esa secta. Pablo llamó a los gnósticos: “La falsamente llamada ciencia” (“gnosis”)(1 Timoteo 6:20). Los gnósticos decían que la materia era mala y pecaminosa, y que Cristo no era humano sino que tenía apariencia de hombre. Creían que existía un plano superior (el “Pleroma, especie de cielo gnóstico) donde vivían los AEONES (espíritus puros superiores, entre los cuales estaba Cristo antes de venir al mundo). Los gnósticos creían que ellos tenían el conocimiento verdadero para lograr partir a ese plano o dimensión de los espíritus con el alma inmortal. ¿No se parece esto mucho al pensamiento “cristiano” sobre una existencia en el cielo con Dios, Cristo, y sus ángeles después de esta vida, a través de nuestras “almas inmortales”? Es muy probable que muchísimos cristianos sean realmente cristianos gnósticos en este punto.

También Pablo advirtió, que después de su “partida”, entrarían en el rebaño del Señor falsos maestros que buscarían ganarse el rebaño con palabras pervertidas (Hechos 20:29,30). Y así fue. Con el correr del tiempo, la iglesia se corrompe con sus propios malos obispos que se levantan con sus herejías destructoras. En el siglo IV aparece el obispo “San Agustín de Hipona”, el Padre y Teólogo del catolicismo. Éste distorsiona radicalmente el verdadero significado del reino bíblico al decir, por vez primera, en su obra “La Ciudad de Dios”, que el reino era la iglesia católica Romana. Parece ser que los “amilenialistas católicos”, y “campbelitas amilenialistas” no han logrado sacudirse del todo de los errores de Agustín de Hipona.

Algunos dirán: “Bueno, ¿no dice Jesús que “los pobres en espíritu es el reino de los cielos”? (Mateo 5:3). Pero tomemos nota que el Señor NO dice que de los pobres en espíritu es el reino EN (sino “DE”) los cielos”. De modo que lo que Cristo ofreció a los pobres en espíritu era un reino que tiene su origen en Dios, y no en los hombres. Viene de Dios como un don o regalo para los hombres.

Pues bien, regresemos a Juan 14:1-3 de la pregunta. Veamos lo que verdaderamente dijo el Señor Jesucristo: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy pues a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mi mismo, para que DONDE YO ESTOY, vosotros también estéis.”

Muchos estudiantes de la Biblia no se han puesto a pensar en esta última frase “para que DONDE YO ESTOY (tiempo presente)”. En las más importantes versiones de la Biblia Inglesa se vierte este pasaje como “WHERE I AM” en tiempo siempre presente (“donde yo estoy”). Esta frase es sumamente importante y clave para entender los versos en cuestión. Jesús está ofreciendo un lugar a sus discípulos “en la casa de su Padre”. Luego nos dice que él nos tomará para que estemos con él en el lugar donde ÉL ESTÁ en el momento de pronunciar la promesa. Y, ¿dónde estaba Jesús cuando pronunció esa promesa? ¿En el cielo? ¿En Marte? No! Él estaba aún en LA TIERRA, y más exactamente, EN JERUSALÉN. Recuerde que Jesús todavía no había ascendido al cielo, y aún no había ni siquiera resucitado. Por tanto Jesús estaba ofreciéndoles a sus seguidores volver a la tierra para estar con ellos en el lugar donde proclamó su promesa, es decir: ¡En Jerusalén!

Muchos cristianos creen que Jesús nos “llevará al cielo” para darnos nuestro “lugar” en la casa del Padre. Pero Jesús nunca habló de llevarnos al cielo en Juan 14:1-3. Usted NO leerá, ni siquiera una vez, de que iremos al cielo para recibir nuestro “lugar” una vez que esté preparado por Jesús. Lo que Jesús dijo era que prepararía nuestro lugar en la casa de su Padre y que luego volvería para estar con nosotros. Lo que NO dijo era CUÁNDO Y DÓNDE recibiríamos nuestro lugar en la casa del Padre. Él sólo está ahora ocupado PREPARANDO nuestras moradas, pero NO nos dice cuándo entraremos en ellas. En Apocalipsis 21 se revela que la “ciudad santa” bajará del cielo después del milenio. La ciudad santa de Apocalipsis 21 es descrita por Ezequiel como un edificio (40:2), y como una casa en 2 Corintios 5:1,2. Esta ciudad o casa canta bajará del cielo, y “Dios estará con los hombres” (Apocalipsis 21:3). Sólo los salvos entrarán en ella para tomar sus lugares o moradas (Apocalipsis 21:27). También leer Hebreos 11:9,10 donde se nos dice claramente que Abraham (el padre de la fe) “esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.” Y en Hebreos 13:14 Pablo dice: “Porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos LA PORVENIR.”

EL MUNDO VENIDERO ACERCA DEL CUAL HABLARÉ

 “Porque no sujetó a los ángeles el MUNDO VENIDERO, ACERCA DEL CUAL ESTAMOS HABLANDO” (Hebreos 2:5)

 Por Ingº Mario A Olcese (Apologista) 

Introducción

Los periódicos y noticieros generalmente se centran en los asuntos que vienen aconteciendo en nuestro presente mundo, y eventualmente hacen proyecciones de lo que será nuestro planeta dentro de algunos años o décadas. Sin embargo, ninguno de estos medios nos hablan del mundo venidero, de aquel siglo o edad maravilloso que la Biblia llama “la era venidera”, o la era del reino de Dios, y esto es así porque los periodistas y analistas del mundo simplemente lo desconocen por completo. Generalmente los pronósticos de los científicos y de los así llamados “visionarios” y “profetas” giran en torno de dos posiciones bien definidas: Una, que este mundo terminará algún día, y que la tierra desaparecerá; y la otra que vislumbra una era nueva de renovación o renacimiento pero sin darnos mayores de la misma,  es decir, cómo será, quiénes participarán y quién la efectuará o iniciará.

Las Escrituras nos hablan del mundo venidero de justicia y paz

Sí, mis amigos, las Santas Escrituras nos hablan de un mundo venidero, de un tiempo o siglo que para muchos sigue siendo utópico para y que significará la paz y la justicia para todos los hombres de buena voluntad. Es el llamado “nuevos cielos y nueva tierra” en donde mora la justicia, y en donde enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron, pues todas las cosas serán hechas nuevas, pues también la Escritura dice “Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo HAGO NUEVAS todas las cosas Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas” (Apo. 21:4,5). Así que definitivamente este siglo futuro maravilloso sólo será alcanzado por los que son dignos, ya que así lo dice Jesús en Lucas 20:35: “Mas los que fueren tenidos por DIGNOS de alcanzar aquel SIGLO y la resurrección de entre los muertos…”.

El mundo venidero es la Era de la vida eterna

Para Pablo, los dignos de los que hablamos arriba definitivamente obtendrán la vida eterna (Hechos 13:46). Antes, el Señor Jesús había dicho bien claro que el siglo venidero, o también llamado “el mundo venidero”, es la era de la vida eterna de los redimidos. Por lo tanto, si bien tenemos POR LA FE la vida eterna prometida, ésta no se obtendrá sino sólo cuando hayamos VENCIDO, y por supuesto, cuando se inaugure la era venidera, o el mundo venidero de la justicia y de la paz con la parusía del Rey. Cualquiera que diga que ya tiene la vida eterna inherentemente o por su conversión, debe recordar lo que Jesús dijo en Marcos 10:30: “Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna”.

En Hebreos el escritor escribe del “siglo venidero” como que tiene “poderes” (Hebreos 6:5). También él usa la locución “el mundo venidero” (Hebreos 2:5), y además, “los bienes venideros” (Hebreos 9:11; 10:1). Así que nuevamente la vida eterna es considerada como parte de esos “poderes” o bienes del mundo o siglo venidero.

La gloria: otro de los poderes del Siglo Venidero

Pablo le describe claramente a Timoteo de que hay dos vidas: la presente y la venidera. Estas son sus palabras: “porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la VENIDERA.

El apóstol Pablo cuando les escribió a los creyentes de Roma, les dijo: “Pues tengo por cierto que las aflicciones del TIEMPO PRESENTE no son comparables con LA GLORIA VENIDERA (DEL TIEMPO VENIDERO) que en nosotros ha de manifestarse” (Romanos 8:18). Nótese que Pablo ubica nuestra futura gloria, no para ahora, sino para la VIDA VENIDERA, una gloria que el apóstol lo relaciona con el reino de Dios en 1 Tes. 2:12, verso que dice: “Y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que os llamó a su REINO Y GLORIA”.

La importancia del Evangelio del Reino

Sin duda el evangelio de Cristo nos ofrece poderes venideros que incluyen la vida eterna o la gloria en el reino de Dios. Esto es obtener Majestad, autoridad, naturaleza divina, e inmortalidad. Esto significa reflejar la misma imagen y semejanza de Dios que tuvo la primera pareja humana en el principio, antes de su caída, cuando se Dios les otorgó dominio y poder, y una vida sin fin (aunque condicional) sobre todo lo creado en el Edén.

El mensaje del reino es el mensaje de la restauración de todas las cosas que se estropearon por el pecado o la caída, y volver a la tierra a su estado inicial para el cual fue creada. Esto es reconstruir lo que el diablo y sus huestes estropearon al rebelarse contra Dios y querer ser los nuevos amos del mundo, viviendo a espaldas de Dios y de Sus santas leyes. El diablo finalmente resultará ser el perdedor, y el Señor saldrá victorioso, y será servido y alabado por todos aquellos que pertenecen al lado de la luz y no de las tinieblas.

El evangelio del reino promueve un mensaje de esperanza y salvación para el mundo entero, pues es una muy buena noticia de que no todo está perdido en nuestra tierra, ni que todo será destruido finalmente por la mano del hombre. Hay, pues, esperanza aún para sobrevivir a un “cosmocidio”, a una devastación nuclear o climática que cada día pende sobre nosotros como una eterna espada de Damocles. Predicar otra esperanza diferente que promueve escapar de esta tierra a otro sitio, planeta o dimensión,  es como reconocer implícitamente que el diablo venció y que el mundo finalmente no pudo ser habitado por los humanos tal como Dios se lo propuso desde que creó la tierra y sus habitantes. Recordemos que Dios no creó la tierra en vano, sino para ser habitada la formó, y este plan de Dios aún no ha sido cambiado, pues dice Proverbios 2:21: “Porque los rectos habitarán la tierra, Y los perfectos PERMANECERÁN en ella”.

El Reino de Dios es el gobierno de Dios a través de Su Hijo, el Mesías, el Rey prometido, Su Majestad real, el Hijo del Hombre. Y no es un reino “en el corazón de los creyentes”, ni un “reino eclesiástico” que es gobernando por un clero corrupto. Es, en realidad, un reino restaurado como existía en un comienzo cuando Dios levantó al rey David para ser su representante para su pueblo elegido, a quien les dio sus pactos, leyes, y promesas.

¿Qué espera el Señor de los hombres?

Lo que Dios pretende hacer saber a través de su verdadero mensajero o enviado, el Señor Jesucristo, es que el mundo tiene esperanza, y que esa esperanza está precisamente y finalmente en la restauración de todas las cosas, especialmente, el Reino de Dios en la tierra. El mismo Señor Jesucristo fue del todo claro al revelarnos una verdad que muchos cristianos increíblemente aún ignoran, y esa verdad es que el fue enviado al mundo para que seamos salvos creyendo en y a Jesucristo  (Juan 3:16). ¿y qué cosa hay que creerle a Jesucristo?¿Acaso que él es Dios y que nos quiere llevar al cielo si somos “buenos”? ¡¡¡No!!! El dijo que fue enviado por su Padre para revelar al mundo un mensaje que nos puede salvar  si es que lo creemos por fe. Este mensaje él lo llamó de manera muy clara como “el evangelio del reino de Dios”. Dice Lucas 4:43, así: “Y él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios, PORQUE PARA ESTO HE SIDO ENVIADO”

Desafortunadamente, una gran mayoría de cristianos han ignorado este texto bíblico de Lucas 4:43, o no le han prestado la debida atención cuando por casualidad lo han leído. Sólo vaya usted a cualquier iglesia y haga su propia encuesta, preguntando a los feligreses algo así como: ¿Para qué fue enviado Dios al mundo?, y la mayoría, sino todos, le responderán cualquier cosa menos que Jesús fue enviado a predicar el Reino de Dios. ¡Simplemente es asombrosa esta ignorancia generalizada entre católicos y protestantes por igual!

Algunos me podrán decir, ¿pero apologista, por qué te la pasas hablando casi siempre del reino de Dios habiendo otros temas más importantes e interesantes que discutir. Y yo les respondo:  “Porque sencillamente el evangelio del reino es el único evangelio salvador que Cristo presentó a sus contemporáneos, y es el único mensaje que quiere que sus seguidores prediquen a tiempo y fuera de tiempo”…en realidad en todo momento hasta el fin del siglo (Mateo 24:14). El desea que insistamos en esta Buena Nueva que tiene poder para salvar al potencial creyente si es que llega a entenderlo, aceptarlo y predicarlo de corazón hasta el fin (Romanos 1:16; Gál. 1:6-9).

Imitando a Cristo tal como lo hacía Pablo

Por eso yo me siento muy preocupado cuando descubro que los diferentes “ministerios cristianos” presentan un evangelio que no hace mención del reino de Dios ni por casualidad. Y es preocupante porque esos ministerios que dicen difundir el evangelio predican un mensaje facilista y del agrado del oyente. Son evangelios que promueven la avaricia, el conformismo y la desidia. En realidad los más de los cristianos creen que con sólo ir a la iglesia y ser buenos individuos es suficiente para ganar el cielo, y no saben que todo cristiano debe ser un imitador de Cristo, así como lo era Pablo. Este apóstol estaba tan consciente de que imitaba fielmente a Jesús que pudo decir con plena confianza y seguridad: “Sed imitadores de mi, así como yo de Cristo” (1 Cor. 11:1). Pero Cristo no sólo era un hombre perfecto y bueno, cumplidor de las leyes divinas, SINO QUE TAMBIÉN ERA UN PREDICADOR VEHEMENTE Y TENAZ DEL REINO DE DIOS. Desde el comienzo de su ministerio hasta el final él se la pasó predicando y anunciando el reino de Dios con sus discípulos (Mr. 1:1.14,15-Hechos 1:3, Lucas 8:1,2; Lucas 9:1,2).

Y puesto que Pablo era un fiel imitador de Cristo, es de esperarse que él también predicaba insistentemente el reino de Dios a sus paisanos y a los gentiles en los distintos lugares, pueblos y países que visitaba. Y no nos equivocamos cuando leemos Los Hechos de los Apóstoles y sus epístolas, y verificamos que efectivamente él también predicaba el REINO DE DIOS, el mismo evangelio de Su Maestro…¡no otro!  He aquí algunos pasajes:

Hechos 14:22: confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el REINO DE DIOS.

Hechos 19:8: Y entrando Pablo en la sinagoga, habló con denuedo por espacio de tres meses, discutiendo y persuadiendo acerca del REINO DE DIOS.

Hechos 20:25: Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros, entre quienes he pasado predicando el REINO DE DIOS, verá más mi rostro.

Hechos 28:23: Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el REINO DE DIOS desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas.

Hechos 28:31: predicando el REINO DE DIOS y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento.

1 Corintios 6:9: ¿No sabéis que los injustos no heredarán el REINO DE DIOS? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,

1 Corintios 6:10: ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el REINO DE DIOS.

1 Corintios 15:50: Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el REINO DE DIOS, ni la corrupción hereda la incorrupción.

Gálatas 5:21: envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el REINO DE DIOS.

2 Tesalonicenses 1:5: Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del REINO DE DIOS, por el cual asimismo padecéis.    

El Reino de Dios es el fin del Reino del Diablo

Para cuando se inaugure el Reino restaurado de David en la tierra, el Dios del presente mundo o siglo será removido de su cargo, al ser depuesto por el Rey Mesías vencedor que lo tomará preso, lo encadenará, y lo pondrá en prisión, junto con todos sus secuaces angélicos que han estado gobernado este mundo malo o impío desde hace miles de años. La rebelión y el gobierno del mal serán finalmente erradicados de la tierra. Mientras tanto, este mundo seguirá yaciendo bajo el poder del maligno (1 Juan 5:19), y el diablo se pondrá cada vez más furioso al ver que sus días van llegando a su fin (1 Pedro 5:8). Esto explica el aumento de la maldad en todas sus formas estos postreros tiempos y el aumento de las doctrinas y filosofías demoníacas que tratan de distraer a los hombres hacia esperanzas ilusas como que seremos salvados por entidades o seres cósmicos o de otras dimensiones que son más avanzados que nosotros y que nos quieren ayudar a salir del marasmo en que se encuentra la humanidad. Sin duda el diablo sigue engañando al mundo entero con falsas expectativas y esperanzas que sólo conducirán a la decepción y a la perdición. Ya hace tiempo el apóstol Pablo nos advirtió de la macabra influencia de las fuerzas ocultas cuando escribió: “Porque no tenemos LUCHA contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12). Esto tiene sabor a extraterrestres que dejan ver en nuestras regiones celestes, o como dijera él también  “el príncipe de la potestad DEL AIRE” (Efesios 2:2).

Hoy en día se habla de una serie de conspiraciones, muchas de las cuales parecen verosímiles, ya que todo parece indicar que esos complots giran en torno a fuerzas oscuras que operan en las esferas del poder mundial de manera subrepticia, solapada, y hasta malvada. En realidad no me sorprende nada, ya que sabemos que San Juan fue claro al decir que “todo el mundo yace bajo el poder del maligno” (1 Juan 5:19) y este maligno, según Jesús, es homicida desde el principio y el padre de la mentira (Juan 8:44). Este ser cósmico angélico puede incluso hacer portentos y maravillas para confundir, y lo hará aún más patente cuando se presente el Hombre de Pecado, el impostor, el anticristo, el mimo del Mesías… ¡y muchas caerán en el engaño porque ignoran las Escrituras!

Dice Pablo de este impostor venidero: “Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos,  y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia” (2 Tes. 2:8-12).

¿Creerá usted en el engaño de este sátrapa que aparecerá en el mundo y no a la verdad que presenta la Biblia? Recuerde, el verdadero Libertador es el Señor Jesucristo, el cual gobernará el mundo con paz y seguridad por mil años. El no hará pacto con ningún líder religioso de la tierra, ni vendrá de algún lugar recóndito de la tierra o de otro planeta. El será el mismo hombre inmortal que ascendió al cielo desde el Monte de los Olivos, y que vendrá DESPUÉS de que este falso Mesías aparezca en el mundo, y descenderá del cielo mismo y con los ángeles de su poder, y vendrá a hacer juicio y justicia, y luego de haber limpiado la tierra de la mayoría de los impíos, inaugurará su reinado con los sobrevivientes, desde Jerusalén, con poder y gran gloria.

EL FIN DEL MUNDO— ¿QUÉ SIGNIFICA?

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

Una Pregunta Importante 

Un día los discípulos se le acercaron secretamente a Jesús y le preguntaron: “Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y que señal habrá de tu venida, y del FIN DEL MUNDO”? (Mateo 24:3). Sí, la esperanza del “fin del mundo” estuvo presente en la mente y conciencia de los apóstoles de Jesús hace dos milenios— ¡Y la sigue estando aun hoy día! 

La frase “fin del mundo” suele producir cierto pánico entre los hombres, y en particular, entre los inconversos. Pero sólo se teme a lo desconocido. Y es justamente el desconocimiento de lo que Cristo quiso decir por esa frase lo que produce temor angustiante. Pero, ¿deberían sentir temor los buenos cristianos al oír la frase: “fin del mundo”? Pues, no hay porqué.

Preguntémonos: ¿Es cierto que el planeta tierra y sus habitantes desaparecerán de la faz de la tierra algún día? ¿Es el propósito de Dios destruir la tierra la cual expresamente creó para que fuera habitada por sus criaturas humanas? Si la respuesta es “SI” entonces habría una contradicción, ya que nuestro mismo Señor Jesucristo nos promete: “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.” (Mateo 5:5)

Ahora bien, siendo que el Nuevo Testamento fue escrito casi exclusivamente en griego koiné, es menester averiguar cuál fue la palabra griega que se ha traducido por “mundo” en Mateo 24:3. Pues bien, para conocimiento nuestro, la palabra griega es “aión” y no “cosmos“. Veremos a continuación la diferencia entre la palabras griegas “aión” y “cosmos” que igualmente se vierten por “mundo” en la Biblia (Véase el Nuevo Testamento Interlineal Griego-Español de Francisco Lacueva, Ed. CLIE, España, pág.105).

La palabra griega “Kosmos” tiene el significado de planeta tierra. En cambio “aión” nunca tiene ese significado en la Biblia. El significado de “aión” es “edad” o “era“. Puede significar un período de tiempo indefinido (no necesariamente eterno), o un tiempo contemplado en relación con lo que tiene lugar en el período. “El sentido que tiene la palabra no es tanto el de la longitud misma de un período, sino el del período marcado por características espirituales o morales.” (Ver el diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento, de W.E. Vine, Ed. CLIE).

El apóstol Pablo nos menciona dos “siglos” o “edades“: El presente, y el venidero. La presente edad finalizará para dar paso a la siguiente (Ver Efesios 1:21, donde Pablo dice: “…no sólo en este siglo, sino también en el venidero“).

El apóstol San Pablo nos dice, además, del presente “aión” lo siguiente: “el cual (Jesús) se dio a si mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo (“aión”) malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre.” (Gálatas 1:4).

Cristo pondrá Fin a este “aión” Malo vigente

Entendamos de una vez y por todas que “el fin del mundo” que hablan los apóstoles en Mateo 24:3 no es el fin del “Kosmos” (planeta) sino de la presente edad maligna y decadente. Es el fin del reino de Satanás, para dar paso a la ERA o “AIÓN” venidero; la de Cristo, nuestro Señor. Por eso Jesús dijo: “De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo (aión). Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a todos los que hacen iniquidad.” (Mateo 13:40,41).

Nótese que Jesús habla del “fin del presente aión malo” cuando él vuelva con sus ángeles a este planeta. Entonces él inaugurará un nuevo “aión” (el venidero) de justicia. Entonces, el fin del mundo es el fin de la Edad o Era presente con todos sus males. En Marcos 10:30 el Señor Jesús nos dice que “en el siglo venidero” obtendremos la vida eterna. “…Y en el siglo (aión) venidero la VIDA ETERNA.”

La Versión Biblia de Jerusalén (Católica) vierte Mateo 24:3 y su palabra “aión” como “mundo”. En cambio, la Versión Reina Valera (1960) vierte la palabra “aión” de Mateo 24:3 como “siglo“, lo que nos parece más apropiado.

También el Señor Jesucristo nos habla de “los hijos de este mundo (aión)”, y “los hijos de aquel siglo (aión)”. Estos no se casan, pero los otros sí. He aquí otra diferencia. Dice Jesús así: “…los hijos de este siglo (aión) se casan, y se dan en casamiento; mas los que fueran tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo (aión) y la resurrección de entre los muertos, ni se casan ni se dan en casamiento. Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.”(Lucas 20:34-36).

Además de no casarse, los hijos de “aquel siglo” venidero resucitarán de entre los muertos. Entonces podemos afirmar que la resurrección se dará cuando comience el aión venidero, cuando el presente aión malo haya finalizado. El llamado “fin del mundo” será el fin del presente siglo, edad o era que está marcado por las malas y deplorables características morales y espirituales.

Es interesante lo que nos dice Pablo en 2 Corintios 4:4. Veamos textualmente lo que dice el pasaje: “En los cuales el dios de este siglo (aión) cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo…”

Pablo nos dice muchas cosas del presente “aión” (siglo, mundo o era). Nos dice que es un aión malo (Gálatas 1:4), y ahora nos dice que Satanás es el dios de ese aión malo. Sin duda, este “aión” está destinado a desaparecer para dar paso al “aión” venidero de justicia. A los Efesios Pablo les dice que Satanás está por ser retirado de este presente “aión” malo. Sus palabras son como siguen: “Porque no tenemos lucha contra carne y sangre, sino contra los principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo (aión), contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” (Efesios 6:12).

¿Notó estimado amigo? Este “aión” malo está gobernado por Satanás y sus demonios, y contra ellos nosotros debemos batallar. Pero será Cristo quien ponga fin a este llamado “mundo malo“, cuando destituya al Diablo y sus seguidores y los arroje al infierno para siempre.

Ahora aquí viene una paradoja. Usted y yo debemos de sentir alegría de conocer la verdad de la finalización de este mundo (aión) malo, pues significará el inicio de un “nuevo mundo” (aión) de paz y justicia nunca antes vista o soñada por hombre alguno.

Mientras tanto, la iglesia de Dios deberá de vivir ejemplarmente en este siglo malo, pues nos dice el propio apóstol Pablo: “Enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo (aión) sobria, justa y piadosamente.” (Tito 2:12).

Sólo aquellos hombres que vivan sobria, justa y piadosamente podrán disfrutar de aquella edad o Era (aión) maravillosa, cuando por fin haya finalizado el presente mundo (aión) malo.       

No tema, pues, por la expresión “fin del mundo“, sino  más bien alégrese de que este final producirá una edad gloriosa para usted, los suyos, y las demás familias de la tierra. Por eso Jesús dijo: “Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas (los males en aumento), erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.” (Lucas 21:28).

El fin del aión malo presente se traducirá en su redención, es decir, en la adquisición de toda la herencia prometida. Y en el aión venidero”, la humanidad disfrutará de grandes bendiciones. El profeta Isaías nos habla del “mundo venidero” o de la “nueva tierra“, así: “Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, y sus crías se echarán juntas; y el león como le buey comerá paja. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren la mar.” (Isaías 11: 6-9).

La Nueva Tierra 

Es cierto que la Biblia habla de la “nueva tierra“, pero en el sentido de una nueva edad o era. También se nos dice que nosotros, los creyentes, somos “nuevas criaturas“, “nuevos hombres“, pero en el sentido espiritual y moral aunque seamos aún imperfectos. Veamos lo que nos dice el apóstol Pedro sobre la “nueva tierra“: “Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia.” (2 Pedro 3:13).

La “nueva tierrasignificará una tierra donde morará la justicia. En esta vieja tierra, en este “aión” malo, la injusticia impera por doquier.¡Esto finalizará pronto! El apóstol Juan nos dice algo más de aquella era maravillosa, con estas palabras: “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.” (Apocalipsis 21:4).

Las primeras cosas del aión malo habrán pasado al olvido. La muerte, el llanto, el clamor y el dolor son las características más saltantes del presente “aión” malo. Pero en el “aión” venidero, esos males habrán dejado de existir. Por fin los cristianos tendrán la herencia concreta de la vida eterna, y sobre la cual, la muerte, el dolor, y el clamor no pueden funcionar.

 El profeta Isaías, hablando de la “nueva tierra” nos dice lo siguiente: “Porque he aquí que yo (Dios) crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento… porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría, y a su pueblo gozo.” (65:17,18).

Si en la “nueva tierra” aún existirá la ciudad de Jerusalén, eso quiere decir que la expresión “nueva tierraes puramente simbólica. Si esta “vieja tierra” será literalmente destruida, ¿no se destruiría también a la ciudad de Jerusalén? Pero el caso es que en la “nueva tierra” Jerusalén permanecerá en pie, lo que quiere decir que NO habrá una destrucción literal de la tierra. Además, no sólo Israel permanecerá, sino también Egipto, Asiria, y muchísimas otras naciones de todo el mundo (Isaías 19:24; Miqueas 4:1-4).

EL REINO DE DIOS O REINO DE LOS CIELOS

Se trata de la esfera en la que Dios reina, en la que Su voluntad es respetada y cumplida. De principio a fin de la Biblia se presenta el Reino de Dios en siete fases sucesivas.

(a) El paraíso.

Creador del universo, Dios es asimismo su Rey glorioso (Salmos 10:16 ; 24:1-2, 9-10; 29:10; 47:7-8; 93:1; Deuteronomio 16:14 ). el es el Rey de las naciones, el Soberano del mundo entero. El paraíso era una teocracia donde Adán había sido llamado a dominar sobre los animales y a dominar la tierra, en estrecha dependencia de Dios (Genesis 1:28 ; 2:15-17). Por el pecado, el hombre se apartó voluntariamente de su sometimiento al Señor, poniéndose bajo el imperio del diablo. Es por usurpación que Satanás vino a ser el príncipe de este mundo, llegando a poseer todos sus reinos y la gloria de ellos (cfr. Lucas 4:5 6). Desde aquel momento, toda la obra de Dios a través de la historia tiende a la restauración del reino perdido, y a la vindicación de Su justicia, sobre bases perfectas e inamovibles.

(b) La teocracia en Israel.

Dejando de lado, provisionalmente, a las naciones después de Babel, Dios se suscita un pueblo escogido, que sea para él un reino de sacerdotes (Exodo 19:4 6). El mismo Señor es el juez, legislador, Rey y salvador de Israel (Isaias 33:22 ; 44:6). Rige por medio de Moisés y de los jueces, sus sucesores. Llega después el momento en que el pueblo reclama a Samuel un soberano humano falible, prefiriéndolo al Rey divino, santo, temible y formidable (1 Samuel : . 8:4-9, 17-20).

(c) El Reino de Dios, anunciado por los profetas.

En el momento en que desaparece la teocracia estricta, el Señor anuncia su restablecimiento de una manera mucho más gloriosa. Un día, el Hijo de David ocupará el trono eternamente (2 Samuel 7:15 16). Nacerá de una virgen, en Belén, sufrirá para expiar los pecados, y establecerá el reino universal de justicia y de paz sobre la tierra, y después en los nuevos cielos y en la nueva tierra (Isaias 7:14 ; Miqueas 5:1 ; Isaias 53: ; 2:1-4; 11:1-10; 65:17-25; Salmos 2:6 9; 72:8, 11).

(d) El Reino, ofrecido y rechazado en la primera venida de Cristo.

Desde Su nacimiento, Jesús es presentado como rey (Mateo 2:1 6; Lucas 1:32 , 33). Juan el Bautista y el mismo anunciaron a los judíos que el reino de los cielos se había acercado (Mateo 3:2 ; 4:17; 12:28; Lucas 10:9 ), que estaba en medio de ellos (Lucas 17:20 21). Es como Rey que Jesús se presenta en Jerusalén (Mateo 21:4 9; Lucas 19:38 ); también es rechazado en su carácter de rey por Su propio pueblo (Lucas 19:11 14; Juan 18:37 ; 19:15, 19-22).

(e) El Reino de Dios, escondido en los corazones.

Su carácter en la actualidad lo describe Juan con estas palabras: El reino y… paciencia de Jesucristo (Apocalipsis 1:9 ). Habiendo sido rechazado, el reino, en su aspecto visible y glorioso, es retirado por ahora. Cristo ha partido para recibir un reino y volver (Lucas 19:12 ). En Su ausencia se desarrolla el período de la Iglesia, caracterizada por los misterios del reino de los cielos (Mateo 13:11 ). En efecto, el período de la Iglesia, y su misma existencia, presentan aspectos desconcertantes, que precisan de una revelación especial. Tiene su comienzo en Pentecostés, y la entrada en este reino es por el nuevo nacimiento (Mateo 16:28 ; 11:11-12; Juan 3:3 , 5; Colosenses 1:12 13; Los Hechos 20:24 25). Las parábolas del reino ilustran la mezcla de bien y mal que caracteriza a la presente dispensación. Como ejemplo se puede tomar la parábola de la cizaña (Mateo 13:24 30, 36-43): Cristo hace una siembra en el mundo, poniendo en él a los hijos del reino; por su parte, el diablo pone entre ellos a los hijos del maligno. En Su paciencia, el Señor los deja subsistir juntos hasta el momento de la siega; se debe enfatizar, sin embargo, que la presencia de los hijos del maligno tiene lugar en el campo, que es el mundo (Mateo 13:38 ), no en la Iglesia. Esta tiene que ejercer una estricta disciplina (Mateo 18:15 17; 1 Corintios 5:11 13). Este periodo acabará en un juicio.

Un gran error frecuentemente cometido ha sido el de confundir el presente periodo con el del glorioso reino venidero. Con frecuencia, las Iglesias poderosas y establecidas en el mundo han querido identificar su período de dominio con el del Reino de Dios, que sólo podrá ser establecido de una manera autoritaria y visible por el retorno personal y en gloria del Señor Jesucristo. Debido a la identificación del Reino con la Iglesia, se ha intentado poner fin a las herejías, reales o supuestas, mediante el hierro y el fuego. Se ha querido imponer la autoridad de la Iglesia mediante medios mundanos y carnales, como la alianza del trono y el altar, las maniobras políticas, el poder temporal y la riqueza eclesiástica. En nuestro tiempo presente se está desarrollando a su vez una teología de la liberación que pretende poner a la Iglesia al servicio de los pobres, apoyando las revoluciones guerrilleras y campesinas, asumiendo muchos postulados del llamado liberalismo teológico, en lugar de tener en cuenta el llamado del apóstol Santiago a la paciencia frente a todas las injusticias, esperando la venida del Señor, el único con derecho y capacidad personales para juzgar y establecer la justicia en la tierra (cfr. Stg. 5:7 y vv, anteriores). En suma, todas estas tendencias olvidan el carácter de gracia y de paciencia de Dios, no de juicio y poder, de esta presente era. Se olvida que en la ausencia del Rey divino, la Iglesia, Su esposa, comparte Su humillación y rechazo por parte del mundo. Y por ello es asimismo la pequeña manada a la que el Padre le ha placido dar el Reino (Lucas 12:32 ; cfr. 2 Timoteo 2:12 ). Será a la venida del Señor, pero no antes, que se sentará con el en Su trono.

(f) El Reino glorioso,

establecido sobre la tierra durante mil años (Apocalipsis 20:1 10). (Véase MILENIO.) Entonces se cumplirán las promesas de los profetas. Esta era finalizará con la destrucción de la tierra y de los cielos y con el Juicio Final (Apocalipsis 20:11 15).

(g) El Reino eterno.

Después del triunfo final y definitivo del Señor, se establecerá el estado eterno en el que Cristo entregará el Reino al Dios y Padre, después de haber suprimido, durante Su reinado y victoria final, todo poder hostil (cfr. 1 Corintios 15:24 26), para que Dios sea todo en todos en unos nuevos cielos y nueva tierra en los que morará la justicia (cfr. 2 Pedro 3:13 ) (Cfr. asimismo Daniel 7:14 , 27; Apocalipsis 22:3 5; 2 Timoteo 4:18 ).

Bibliografía:

Chafer, L. S.: Teología Sistemática (Publicaciones Españolas, Dalton, 1974);

Peters, G. N. H.: The Theocratic Kingdom (Kregel Publications, Grand Rapids, reimpr. 1978 de edición 1884);

Trotter, W.: Kingdom of God, en Bible Treasury, oct./ dic. 1899; ene./jul. 1900 (reimpr. 1969: H. L. Heijkoop, 58 Blijhamsterstraat, Winschoten, Holanda);

Walvoord, J. F.: The Millenial Kingdom (Zondervan, Grand Rapids, 1959). (Véase también Bibliografía bajo MILENIO.)

ACUARIO: LA ERA DEL MAL

Aquarius: The Age of Evil examina la historia del nuevo orden mundial y su orientacion hacia el New Age. La pelicula Zeitgeist y su movimiento, demostrando sus conexiones con el New Age, la Teosofía, Masoneria y los movimientos del nuevo orden mundial. Cubre temas como Benjamin Creme, Maitreya, 2012 y la utopia del New Age quienes han infiltrado en movimiento de la verdad. Tambien muestra como la Biblia predice la llegada del nuevo orden mundial. Tiene entrevistas con Constance Cumbey, Dr Scott Johnson, y Chris White.
Investigado por Keith Thompson y Eric Brame

¿POR QUÉ INSISTO EN QUE EL REINO DE DIOS ES EL EVANGELIO DE CRISTO?

Por Ingº Mario A Olcese

“Porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído” (Hechos 4:20).

Estimados amigos, algunos de ustedes me preguntan con inquietud, lo siguiente: ¿por qué gastas mucho tiempo precioso hablando del reino de Dios en tu blog, habiendo tantos otros temas interesantes e importantes que se pueden tratar? Y yo les respondo: ¡Porque este mensaje del reino es salvador para todo aquel que lo recibe y lo cree con fe! Sin embargo, es de reconocimiento general de que este blog trata de muy diversos temas, siendo el principal, el evangelio del reino de Dios. Hasta el momento tenemos publicados un montón de temas surtidos que ya casi llegan a los 4,800…¡y siguen en aumento!, pero siempre hacemos hincapié en el evangelio del reino, porque éste es precisamente el mensaje que Jesús espera que sus verdaderos seguidores difundan y que los perdidos crean para su salvación eterna (Mateo 24:14; Lucas 9:60-62; Mateo 6:33).

Creemos que muchas noticias nos pueden traer alegrías, como el nacimiento de nuestro primogénito, un buen aumento de sueldo, un bonito regalo anhelado, la recuperación de la salud de un ser querido, un premio a la excelencia, etc. Sin embargo, la noticia más extraordinaria que uno puede recibir es aquella que propone que uno puede volver a vivir, ser  inmortal, y  encontrarse personalmente con el Señor Jesucristo y ser un gobernante de su reino en un mundo justo y recto donde todo será armonía y felicidad. Estas sí son, en realidad, muy buenas noticias…¡las mejores que uno pueda escuchar,  y que producen un genuino gozo duradero en esta vida pasajera!

Desgraciadamente, muchos aún piensan que nosotros somos muy literales cuando tomamos las promesas del reino de Jesús como un asunto de gobierno, de regir el mundo, de tener autoridad sobre las naciones. Estas personas prefieren tomar de una manera alegórica el mensaje del reino, como que si éste se tratase de un “reinado de Cristo en el corazón de cada creyente”. Esto último suena muy bonito y romántico para la mayoría de los cristianos, y por esto ellos se sienten inclinados a aceptar este tipo de interpretación del reino que sabe más “espiritual” o “celestial”. Para estos cristianos el reino que propugnamos con mucho entusiasmo sabe a Antiguo Testamento, a promesas judías, y por tanto, supuestamente obsoletas para la iglesia. Ellos suponen que el Nuevo Testamento presenta otro enfoque del reino que los Judíos no entendieron y rechazaron, y que motivó que Dios los descartara de sus pactos. Esta creencia, no obstante, es injustificable y sin asidero bíblico, puesto que Pablo escribió que Jesús vino a los suyos para confirmar las promesas hechas a los padres (Abraham, Isaac y Jacob…) Romanos 15:8.

Ahora bien, es cierto que el mundo se va derrumbando de a pedazos por el caos reinante, y es comprensible que por el desconcierto generalizado, sumado al temor y la inseguridad que éste revoltijo está ocasionando  en la gente, los impela a buscar “escapar” a otro mundo o esfera para así evadir las atroces calamidades que se nos avecinan. ¿Y qué mejor propuesta que aquella que nos pueda ofrecer “volar al cielo” o a “otra dimensión” para estar con Dios, si somos “buenos”? Por eso, cuando les predicamos a nuestras visitas que los “mansos heredarán la tierra”(Mateo 5:5), ellas casi inmediatamente se sienten muy poco animadas a escucharnos o a creernos, porque sencillamente ya no sienten gusto o deseos de residir en una tierra como ésta. Sí, es comprensible, pero si les proponemos una tierra nueva donde sólo morará la justicia, el punto de vista puede cambiar radicalmente. En realidad la tierra es muy hermosa y Dios la diseñó y preparó para que la habitemos con alegría, salud, prosperidad y longevidad. De hecho, después de que Dios terminó de hacerla, vio que todo era bueno en gran manera (Génesis 1:31).

Así que si Dios creó la tierra para ser habitada por los hombres, y que para ello hizo todo bueno en gran manera, ¿podría ahora Él darse por vencido y trasladar a los hombres justos al cielo, o a otra dimensión, sólo porque malos hombres la están destruyendo? ¿No sería más sabio sacar a los que la destruyen para así restaurar todas las cosas como al comienzo? ¡Creo que sí! De hecho, en Apocalipsis 11:18 se nos dice que el Señor destruirá a todos aquellos que están destruyendo su creación, para hacer nuevas todas las cosas (Hechos 3:19-21; Apo. 21:5).

Estas si son buenas noticias para la humanidad, el evangelio de Dios proclamado por Su Hijo Jesucristo al mundo (Lucas 4:43) y extendido después por sus seguidores verdaderos y obedientes (Lucas 8:1,2; 9:1,2; Hechos 8:12; Hechos 19:5; Hechos 20:25; 28:23,30,31; Mateo 24:14). Este es el único evangelio salvador…¡no hay otro! (Romanos 1:16; Gál 1:6.9). Es por eso mi insistencia por darlo a conocer a medio mundo, por decirlo de alguna manera, pues sé que la fe en Cristo y en su reino venidero de justicia, no sólo le puede dar esperanza a la humanidad, sino también la salvación (Lea con cuidado Mateo 19:16-25). Sí, el mundo tiene esperanza con el evangelio del reino…¡pero no algún otro que es fraudulento y que conduce a la perdición! Sinceramente espero haberme explicado con meridiana claridad.

Finalmente: ¿aceptará el evangelio original del reino de Dios, o se quedará con algún otro que escuchó por allí en alguna iglesia “cristiana”? ¡Usted decide finalmente!

EL MODELO DE LAS DOS EDADES: LA PRESENTE Y LA FUTURA

amanecer1Un modelo básico que se utiliza para describir las cosas del reino de Dios es el de las “dos edades”. Las enseñanzas de Jesús, y también los otros escritos del Nuevo Testamento, hablan de la existencia de “esta edad”, y también la “edad por venir”. Se utilizan en el contexto de que son dos períodos distintos de tiempo. No hay, en general, ninguna implicación de que haya alguna tercera edad, o algún tiempo en el que las dos edades se superponen. Por ejemplo, esta terminología es utilizada en Mateo 12:

Mateo 12:32: “Cualquiera que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado, pero al que hable contra el Espíritu Santo, no será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero. NKJV

La diferencia en las edades

También hay diferencias entre las dos edades, mostrando cómo funciona el mundo de manera diferente en cada uno. Un ejemplo de esto es en el caso del matrimonio:

Lucas 20:34: Jesús les dijo: “Los hijos de esta edad se casan, y se le da en matrimonio. 35. Pero aquellos que se consideran dignos de alcanzar esa edad y la resurrección de los muertos, ni se casarán ni se darán en el matrimonio. 36. Pues no pueden ya más morir, pues son como los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección. WEB

Aquí Jesús dice que el matrimonio es una costumbre normal en la era o edad presente, pero que ya no se producirá en la época futura. Junto con eso, se afirma que la gente no muere más en el siglo venidero. Eso identifica la edad por venir como una donde la gente recibe la vida eterna, la cual no está disponible en este momento de manera real. El otro concepto introducido aquí es el de la resurrección de los muertos. Aunque no se explica exactamente aquí, forma esa relación entre la persona en esta edad, y la persona de la edad venidera.

La escritura en 1 Corintios menciona también la sabiduría y los gobernantes de los siglos. La palabra “sabiduría” trae consigo implicaciones bastante amplias, porque define la forma de pensar en una sociedad, y toda la base del sistema de valores. La naturaleza de los gobernantes también define la forma en que la sociedad trabaja y piensa.

1 Corintios 2:6: Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que están maduros, aún no la sabiduría de este siglo, ni de los gobernantes de esta edad, que vienen a nada. RV

Con aquellas palabras, Pablo decía que los valores en términos de lo que era sabio y lo que era una tontería cambiarán entre las dos edades, y que los gobernantes de esta edad no entienden la sabiduría de la era o edad por venir. La sabiduría de la edad presente se considera siempre mala o inferior a la de la edad venidera. En el libro de Gálatas, afirma que la Edad presente es mala por naturaleza y que debemos buscar ser liberados de ella.

Gálatas 1:3: Gracia a vosotros y paz de Dios el Padre, y nuestro Señor Jesucristo, 4. , que se entregó por nuestros pecados, para que él nos librará de este siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre WEB

Vida Eterna

El concepto de “vida eterna” aparece muchas veces en la Biblia, y que significa ser capaz de vivir para siempre sin morir. En Marcos 10, se registró que un hombre rico le preguntó a Jesús lo que tendría que hacer para heredar la vida eterna.

Marcos 10:17: Como iba a salir en el camino, uno corrió hacia él, se arrodilló ante él y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué debo hacer para que pueda heredar la vida eterna?” WEB

Es evidente que el hombre está hablando de una vida eterna escatológica, y muy probablemente tenía en mente la enseñanza de la resurrección que se describe en Daniel 12 del Antiguo Testamento. La respuesta a esto es de interés para nosotros, porque la gente está naturalmente interesada en su destino a largo plazo. Además de seguir los mandamientos, Jesús le dijo también que no podía aferrarse al mismo tiempo a sus riquezas financieras y a las riquezas de Dios. Eso llevó a la afirmación siguiente:

Marcos 10:23: Jesús miró a su alrededor, y dijo a sus discípulos: “¡Qué difícil es que un rico entre en el reino de Dios!

Esto proporciona un vínculo directo entre “heredar la vida eterna” y “entrar en el Reino de Dios”. Así como en Lucas 20:36 la resurrección de la edad venidera no iba a morir, aquí la entrada en el Reino de Dios se equipara a la vida eterna misma.

De esto, podemos concluir que una de las características del Reino es que la gente puede vivir para siempre en él.

Como el pasaje continúa, se hace una conexión adicional entre “la vida eterna” y “la era venidera”, mostrando que la vida eterna era algo de esperar sólo en esa nueva era que aún estaba por aparecer.

Marcos 10:30: .. recibirá cien veces más ahora en este tiempo, casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras, con persecuciones, y en el siglo venidero la vida eterna. WEB

¿CÓMO ENTENDER LA “PRESENCIA” DEL REINO EN ESTA ERA MALIGNA?

a-buzzard4Por Sir Anthony F. Buzzard

Mientras el Reino es explícitamente un acontecimiento futuro en el Nuevo Testamento, hay algunos versos que presentan, en otro sentido, el Reino como activo en el ministerio de Jesús. Una seria distorsión de la enseñanza de Jesús ha ocurrido cuando los textos minoritarios son usados, para la exclusión de la mayoría, para hacer a Jesús el maestro de un Reino presente “en el corazón”.

De principio a fin el registro de Marcos del ministerio Jesús hace al Reino un acontecimiento que está “a la mano” (Mar. 1:14, 15) pero todavía no presente. Al final del Evangelio de Marcos, el discípulo José de Arimatea estaba todavía esperando “el Reino de Dios” (Marcos 15:43). Mateo y Lucas, sin embargo, mientras que presentan exactamente el mismo cuadro de un Reino aún por venir, ocasionalmente miran el Reino en una luz diferente. Mateo y Lucas registran a Jesús que dice: “Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios” (Mat. 12:28; Lucas 11:20). Obviamente la llegada de la restauración mundial del Reino Davídico en Jerusalén no puede ser el significado del vocablo “reino” en estos versículos. No obstante, puesto que la mente hebrea “capta la totalidad de una idea “el Reino de Dios” puede algunas veces ser extendido para referirse al poder del Reino futuro desatado en el presente. Ese poder del Espíritu, o el poder del Reino, fue manifestado como señal de la Mesiandad de Jesús, y el mismo poder es ofrecido a los Cristianos como una prima o garantía de su herencia futura del Reino (2 Cor. 1:22; 5:5; Efe. 1:14).

Hay otra explicación posible para la expresión inusual traducida “ha venido sobre ustedes”. El mismo verbo recurre en 1 Tesalonicenses 2:16 en conexión con la ira de Dios que ha venido sobre los Judíos. Pablo realmente creyó que el juicio de Dios estaba todavía en el futuro como “la ira venidera” (1 Tes. 1:10). Lo que Pablo pudo haber querido decir es que los Judíos estaban destinados a la ira (futura) de Dios. De la misma forma que Jesús pudo haber implicado que aquellos a los cuales los demonios les fueron expulsados están “destinados para el Reino”.

Hay otro sentido en el cual puede decirse que el Reino está presente. El Reino de Dios estaba desde el comienzo asociado con el personal que forjaría la elite gobernante (los elegidos) en el Reino. Israel fue Hijo de Dios y primogénito (Exo. 4:22), y como tal constituyeron una familia real: “Ustedes me serán un Reino de sacerdotes” (Exo. 19:5, 6), una asignación que formó la base del pacto. El Nuevo Testamento enseña que este honor de realeza potencial es ahora ofrecido para la Iglesia. Jesús “nos ha hecho un Reino, sacerdotes para Su Dios y Padre” (Rev. 1:6). Así bien puede ser que cuando Mateo registra a Jesús que dice “Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mat. 11:12), el significado es que la familia real está siendo maltratada por los gobernantes hostiles de los sistemas malignos presentes. Una referencia similar a la presencia del Reino en su persona real es encontrada en Lucas 17:20, 21 donde Jesús desvía la atención de los fariseos fuera del Reino futuro en un esfuerzo para obligarles a ver que el Reino de Dios, en la persona de su monarca, está de pie justo en su presencia —”está entre vosotros ” (Lucas 17:21).

http://www.apologista.blogdiario.com
http://www.restorationfellowship.org
http://www.yeshuahamashiaj.org

UN ESTUDIO BREVE DE HEBREOS 1:2

nuclear explosion

(JER 1976) en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo a quien instituyó heredero de todo, por quien también hizo los mundos [aïôn];

(Nuevo Mundo (Los TJ)) al fin de estos días nos ha hablado por medio de un Hijo, a quien nombró heredero de todas las cosas, y mediante el cual hizo los sistemas de cosas [aïôn].

(RV1865) Nos ha hablado en estos postreros días por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por quien asimismo hizo los siglos [aïôn];

(RV2000) en estos postreros tiempos nos ha hablado por el Hijo, al cual constituyó por heredero de todo, por el cual asimismo hizo los siglos [aïôn];

(SSE)  en estos postreros tiempos nos ha hablado por el Hijo, al cual constituyó por heredero de todo, por el cual asimismo hizo los siglos [aïôn];

(BLS) Pero ahora, en estos últimos tiempos, Dios nos ha dado su mensaje por medio de su Hijo. Dios creó el universo por medio de su Hijo, y lo hizo dueño de todas las cosas [aïôn].

SIGLO PRESENTE

 En ciertas versiones se traduce asimismo como mundo el término gr. «aïôn», que significa «era, período de tiempo, siglo» (cfr. la expresión «por los siglos de los siglos» en Rev. 1:1-18). El «fin del mundo» (Mat 13:39; 24:3 en la versión RV antigua) no significa el fin del cosmos que vendrá más tarde, sino el fin de la era presente. Un cierto pecado no será perdonado en este [siglo] («siglo», RVR) ni en el venidero (Mat 12:32). Los cuidados de este siglo impiden que la semilla dé fruto (Mat 13:22). La misma expresión siglo nos muestra el carácter breve y pasajero de nuestro mundo actual.

 www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

 

DISPENSACIÓN NO SIGNIFICA UNA EDAD, SIGLO O PERÍODO DE TIEMPO

«Puesto que Efesios 1:10 contiene varias palabras y cláuslas que por lo general no se entienden, puede agregarse en esta nota que la palabra “dispensación” (οικονομια) no hace referencia a ningún período de tiempo particular o edad (lo cual en el Nuevo Testamento se expresa mediante la palabra αιων (aion). Significa «mayordomía» o más bien «administración», cuya forma particular aquí lo constituye la suma total, encabezamiento o reunión (ανακεφαλαιωσις) de todas las cosas, celestiales y terrenales, bajo Cristo. Esto tendrá lugar en “la era venidera”, cuando Cristo sea manifestado como Cabeza sobre todas las cosas, y los santos glorificados reinen con él. Tampoco es esta edad, durante la cual se le permite todavía a Satanás reinar como “el dios de este mundo”, el “príncipe de la potestad del aire”; ni es el estado eterno, cuando todo gobierno haya sido suprimido, y Cristo haya entregado el reino, para que Dios sea todo en todos. Se trata del milenio interviniente. Éste constituirá “la plenitud de los tiempos”, habiendo sido los previos períodos de tiempo la preparación necesaria para él. Mientras tanto ―una vez efectuada la redención a través de la sangre de Cristo― el Espíritu Santo sella al creyente, y constituye las arras de la herencia» (W. Kelly, Lectures on the Epistle of Paul, the Apostle, to the Ephesians, London: Morrish, p. 27, nota, sin fecha).Avatar de Cosme

 www.elevangeliodelreino.org

www.esnips.com/web/BibleTeachings (artículos en español e inglés)

EL EVANGELIO ETERNO

 Angel with Trumpet Art Print by Lilo Raymond

“Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo” — Apocalipsis 14:6

 

LA PALABRA EVANGELIO significa buenas nuevas. El ángel que anunció el nacimiento de Jesús a los pastores dijo, “No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.” (Lucas 2:10, 11) Este ángel, al igual que el ángel de nuestro texto arriba, declara que las buenas nuevas son para todo pueblo.

 

El Apóstol Pablo nos informa que el Evangelio fue predicado de antemano a Abrahán, cuando recibió la promesa de que por medio de su simiente todas las familias de la tierra serían bendecidas. (Gen. 12:3; 22:18) Pablo explica que la “simiente” mencionada en la promesa a Abrahán fue en realidad Cristo. (Gal. 3:8, 16) Así que vemos que hubo una garantía de bendiciones para toda la humanidad en la declaración original del Evangelio hecha a Abrahán. Cuando vino la Simiente, y su nacimiento fue anunciado por el ángel, las buenas nuevas no fueron restringidas de ninguna manera — todavía fueron “buenas nuevas” a “todo pueblo.”

 

Pablo provee aun más información vital tocante al plan de salvación de Dios que la Biblia describe con el uso de la palabra Evangelio. Él escribió, “Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.” Y añade, “Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.” (Gal. 3:27, 29) Hay testimonio bíblico muy abundante asegurándonos que los seguidores fieles del Maestro se asociarán con él en la gloria de su reino, y en este versículo, Pablo explica que ellos también son parte de la Simiente prometida de Abrahán. Esto significa que la iglesia verdadera, con Jesús como su Cabeza, será el canal de bendición a “todas las familias de la tierra.”

 

Un rasgo esencial del plan de Dios es la obra redentora de Jesús por medio de la Simiente que bendecirá todas las naciones. Fue necesario que Jesús muriera como el Redentor del hombre, si no, las bendiciones prometidas de vida no podrían alcanzar a la humanidad porque todos estaban bajo la condenación de la muerte por causa de Adán. Puesto que Jesús si murió para redimir al mundo, Pablo pudo escribir, “Así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.” — 1 Cor. 15:22

Ya que los seguidores verdaderos de Jesús se asociarán con él como el canal de bendición para todo el mundo, las Escrituras revelan que la obra de bendición no empezará hasta que todos ellos hayan sido llamados y se hayan probados dignos. Se dice de ellos que son “llamados y elegidos y fieles.” Pedro habla de ellos como los que han hecho firmes su “vocación y elección,” y, por eso, tienen una entrada abundante en el reino de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. — Apoc. 17:14; 2 Ped. 1:10, 11

 

Los primeros discípulos, al hacerse seguidores de Jesús, lo hicieron con la creencia que él fue el Mesías prometido, el gran rey que vendría para establecer un reino mundial. (Isa. 9:6, 7) Tuvieron razón, pero fueron equivocados al creer que el reino predicho se establecería de inmediato. Jesús corrigió este punto de vista para ellos al relatar una parábola acerca de un hombre noble, que se fue a un “país lejano” para recibir un reino y volver. (Luc. 19:11, 12) De esto, es claro que Cristo no supuso establecer su reino hasta que volviera de ese “país lejano”, es decir, el cielo. Esto, por supuesto, tendría lugar durante su Segundo Advenimiento.

 

Por eso, debemos esperar un cumplimiento de las promesas de Dios para bendecir a “todas las familias de la tierra” por medio de la Simiente de Abrahán solamente después del regreso de nuestro Señor. Muchos estudiantes de la Biblia han perdido de vista este hecho, y han adoptado un punto de vista restringido de que no habrá ninguna oportunidad para aceptar a Cristo y ser bendecido después de su regreso. En vez de regocijarse en anticipación del cumplimiento de las promesas de Dios en cuanto a la bendición de las personas bajo la gobernación del reino de Cristo, algunos han llegado a creer, y enseñar, que la tierra será un desierto desolado durante los mil años cuando Cristo y sus santos estén reinando sobre ella.

 www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

www.apologista.blogdiario.com

www.retornoalparaiso.blogspot.com